05/10/2003

Hambre de teatro

Según la encuesta hecha en mi bloque a lo largo de la semana, el 80 por ciento de los vecinos opina que "Noviembre", la segunda película de Achero Mañas, es bastante bodrio. Pero, aunque calificada como "pretenciosa" y "adolescente", la peli, que va de un grupo de cómicos callejeros, nos ha despertado el hambre de escenario y, a la hora del vermú, nos hemos metido en un debate sobre el teatro en Aragón bastante animado.
        Alguien dice que aquí nos falta un teatro de repertorio, en el que se representaran, una tras otra, las obras que han pasado la prueba del tiempo y permanecen frescas, desde un "Hamlet" hasta "Tres sombreros de copa". Porque lo que tiene de malo el teatro es que se esfuma, se convierte en recuerdo cuando se baja el telón. Y los recuerdos se borran. Para que una obra siga viva, hay que representarla de vez en cuando; si no, se muere. "Bueno, el Teatro de la Estación es de repertorio...", dice la maestra del octavo. Sí, pero esa compañía trabaja en unas condiciones que, no sé, son bastante pobretonas. Y eso irrita cantidad, porque el montaje que hicieron de la obra de Albert Camus, "Los justos", fue de lo mejor que se ha visto en Zaragoza en los últimos años.
       "Ahora todo cambiará con el Centro Dramático de Aragón", dice la viuda del quinto, que es muy institucional. Jorge, el quiosquero, saca su escepticismo: "Me temo que lo del Centro Dramático va a ser otro tema como el del Ballet Municipal: cuatro actuaciones de ciento a viento y la primera sesión, para invitados". La Visi, en cambio, ve eso del teatro de repertorio como una antigualla: "Lo que hace falta son obras divertidas, modernas, hechas por jóvenes, como "La catarsis del tomatazo", que vimos mi Rubén y yo en Madrid. Oye, daba gusto ver lo que disfrutaba el personal". Como yo también he visto "La Catarsis...", recuerdo que daban premios al que contestara la pregunta "¿Quién mató el teatro?". Bueno, pues eso, ¿quién mató el teatro? Que salga si es hombre, que nos va a oír.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"