23/06/2001

Distrito lento

Todas las ciudades tienen o quisieran tener un barrio de Salamanca. Marqués de Salamanca, Madrid. Calle Serrano esquina con Goya: Loewe. Calle Claudio Coello: puedes comprarte una funda de gafas por nada, unas doscientas mil, oyes. Oyes bien.
       Zaragoza quisiera tener su barrio de Salamanca. Tú sabes en qué barrio estás por cómo caminan las mujeres. En los barrios que quisieran ser como el de Salamanca, las mujeres andan muy despacio. En los otros, las mujeres van deprisa correquetepillo. El barrio de Zaragoza donde las mujeres caminan más despacio va desde el paseo de las Damas hasta la acera sur de la calle de San Miguel. A partir de esta calle, la ciudad se hace kanalla. Kanalla no es lo mismo que canalla, saben. Kanalla es un poco étnico, trapichero, global-dance. Bueno, de Las Damas a San Miguel, las mujeres no se matan, pasean, se paran. Hay una competencia dura por ser la más lenta.Cuanto más pausado sea el paseo, más chic. Una mira el escaparate de una perfumería y otra, el de una tienda de sábanas. Por el rabillo del ojo, se observan: a ver quién aguanta más. Impecable, la de los perfumes no mira los perfumes, se está mirando a sí misma reflejada en el cristal, lo mejor, sabes. Estaba cantado, la de las sábanas pierde. Las mujeres de este barrio sienten como nadie el orgullo de permanecer paradas. En otros barrios, el que está parado en la calle pone cara de vergüenza, como de birlabotes, mientras las mujeres van correnquetepillo. La gente que corre evita mirar al que va lento; en cambio, en el barrio que quisiera ser de Salamanca, la mujer quieta es admirable.
       El tiempo avanza con grúa. Los hombres del barrio donde las mujeres no conocen la prisa, corren con un maletín en la mano, toman cafés, leen la prensa mientras se aflojan el nudo de la corbata. En los barrios veloces, a los hombres no se les ve; aquí el tiempo no va con grúa sino montado en un 16 válvulas trucado: brrrm, brrrm, que voy. Las madres oyen cómo llegan los hijos-logse a casa y saludan afectuosos: ¿qué hay pa comer? Pues no sé, qué pronto venís. En el distrito lento de cualquier ciudad, una señora comenta a su amiga: hoy le he dicho a César que nos vamos a comer al VIPS, que ya estoy harta, sabes. Las mujeres andan deprisa o despacio, pero no es cosa suya, lo da el barrio. Click.

Lo único especial de este artículo es que pertenece a un corto periodo en el que firmé con pseudónimo: Jorge Murcia

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"