16/03/2003

Los cantantes tranquilos

Hola. Esto sí que es cómodo: estoy informando desde el sofá mientras veo una entrevista a Amaral en TVA. Amaral: Eva y Juan. Se quejan de que hay mucho machismo en esto de la música, de que todos creen que Eva pone la voz y Juan es el que compone y el que hace las letras y los arreglos. Es decir, que ella es la cara bonita y él, el cerebrín ¿Todavía estamos así? Pues vamos bien, te digo. La verdad es que, como diría un periodista con pedigrí, "componen un perfecto tándem en lo artístico y en lo humano". A lo humano quería llegar. Me sorprende que estos chicos no se hayan vuelto unos creídos con el éxito de "Estrella de mar", su último disco. Son unos tíos sosegados, que se consideran tan sólo "unos titiriteros". O sea, gente que va de un lado para otro con su guitarra, entreteniendo al personal, haciéndole olvidar los malos rollos del curro o de la hipoteca. Es un hermoso oficio. ¿Qué hace un cantante cuando se vuelve un creído? Va y pide que en la nevera, haya tomates del Tíbet, que dan buenas vibraciones. Sniff, la gloria les ha tocado el coco. A mí, lo que menos me gusta de los cantantes creidillos es que pontifiquen entre canción y canción. Miguel Ríos se hizo famoso por las arengas que lanzaba en sus conciertos y el mismo Serrat estuvo bastante insoportable durante una temporada, soltando parlamentos a los que iban a escucharle cantar, es decir, cantar (del verbo "cantar"). No hay que recurrir a ejemplos nacionales. También hay cantantes aragoneses que sermonean durante la actuación, pero no digo nombres, que luego me los cruzo por la calle y me sueltan un guitarrazo (aunque no creo que se atrevan, que llevo gafas). Eva Amaral y Juan Aguirre hablan sólo de música, de lo suyo, en esta entrevista. Y cuando se habla del propio oficio con calma, con conocimiento, con humildad, se transmiten muchas cosas importantes y profundas. Ya soy fan de Amaral, aunque para mí, que quede claro, como Frank Sinatra no hay nadie. Escuchen música este domingo. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escenarios"