02/02/2003

La sombra desconcertada

Cuando el viajero regresa a su ciudad, espera encontrarla igual que la dejó; espera sentir el viento que la enfría, encontrar al quiosquero en su puesto y cruzarse con los desconocidos de siempre. El viajero que regresa es como el que vuelve a casa y agradece el orden antiguo de su sillón y el color marchito de las telas o el ruido en el piso de arriba. Se quiera o no, cualquier cambio que se dé en el espacio que nos ha acogido durante años es, en principio, una agresión. Cuando el viajero vuelve a Zaragoza se encuentra una ciudad que ya no es la misma y eso hará que él ya no vuelva a ser el mismo tampoco. Han cambiado Zaragoza sin su permiso y eso le desconcierta. Así pues, el hombre que estuvo ausente camina dolorido, buscando los rincones donde él se hizo una biografía.
        Las ciudades están hechas de ladrillo, asfalto y memoria. Cuando se derrumba el ladrillo y se abre el asfalto, se producen inevitables lesiones en el alma, que, como todo el mundo sabe, está compuesta, sobre todo, de memoria. El alma, según dice la física, se oxida en contacto con la luz y produce eso que llamamos nuestra sombra. Si el alma sufre una agresión, donde primero se nota, claro está, es en la sombra. El otro día, sin ir más lejos, yo mismo perdí la mía, que padece de crisis de desconcierto. Antes de dar parte a la policía, fui de un lado a otro y por fin me la encontré pegada al escaparate de Quiteria Martín, en la calle Mayor. La tienda de Quiteria Martín está llena de dulces y de cosas maravillosas y de mucha memoria; sigue igual que cuando yo era un niño y mi sombra, muy pequeña. En aquel rincón, que nos devolvía la ciudad para la que nos designaron habitantes, mi sombra y yo nos dimos un rápido abrazo y volvimos juntos a un viejo sillón que, por suerte, no había cambiado de sitio.

Uno de los artículos motivados por las largas obras que tuvo que soportar la ciudad por la reforma del Paseo de la Independencia. Esta Crónica fue la primera de mi tercera etapa en Heraldo.

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"