19/06/2005

Vuelven las palabras

Hola. Llevamos décadas dando una importancia excesiva a las imágenes. Y es que fotógrafos, publicistas y cineastas no han parado de vendernos esa moto de que "una imagen vale mil palabras". Pues no, mire usted, no vale tanto como dicen. Afortunadamente, la sociedad española está recuperando el valor de la palabra en plan guerrero y peleón; demasiado peleón, según algunos. Bueno, yo tengo una teoría lingüística un poco basta pero que ahora me sirve. Mi teoría es que las palabras se dividen en dos grandes grupos: las flacas y las gordas. La palabra "vino" es gorda, aunque se diga en un suspiro, porque lleva dentro mucho campo, sol, trabajo, juerga, historia y geografía. En cambio, "cazo" es flaca porque dentro no lleva casi nada, un poco de sopa como mucho. ¿Me siguen?
        La palabra "matrimonio" es gordísima; es como un embutido con piel de tul ilusión relleno de tradición, Iglesia, sexo, niños, suegros, amor, aventurillas, un televisor grande, bienes inmuebles y mucha hipoteca. O sea, es una de las palabras más gordas del diccionario. Durante el franquismo, la palabra "matrimonio" sólo la daban a las parejas (un caballero y una señorita) que se casaban por la iglesia; cuando llegó la democracia, decidieron darla también a los que se casaban por lo civil y ahora, casi 30 años después, se la van a dar a las parejas de un mismo sexo. Bueno, pues el tema es que los más conservadores de este país se niegan a compartir la palabra "matrimonio" con las parejas de dos caballeros o de dos señoritas. Por otro lado, los homosexuales dicen que no aceptan la palabra "unión" porque es una birria de palabra, como muy flacucha, que les perpetuaría como parejas de segunda división. Bueno, pues a mi me ha llenado de satisfacción ver que las dos Españas se están peleando por ¡una palabra! y es que ya hemos llegado al fondo del tema: las cosas no son lo que son, ni siquiera son como se ven; las cosas son como se llaman. Pienso que por una imagen, no se habría montado tanto pollo. Y Cervantes se alegra.

El sábado 18 de junio de 2005, fue convocada en Madrid una manifestación en apoyo a la Familia, a la que acudieron más de 1 millón de personas, la plana mayor del Partido Popular y altas jerarquías eclesiásticas. El motivo de tal movilización no fue otro que el rechazo a los matrimonios homosexuales, sobre todo a la utilización de la palabra "matrimonio" por parte de estos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Las noticias me matan"