03/07/2005

Filosofía de verano

El mar se siente cerca pero no se ve. Primera sorpresa del turista, que sale al balcón de la habitación-chambre-room y pregunta en voz alta a su cónyuge: ¿Dónde está el mar? Respuesta del cónyuge: Allí. El cónyuge señala unas hojas de palmera que se asoman por encima de la especulación. A veces, para el turista nacional, el mar es una chica punki que sólo enseña la cresta verde de su peinado. Ya ven, una greguería en el primer párrafo. Sigo: ahora sale al balcón la hija de los turistas nacionales, nada interesada en saber dónde está el mar. La niña, 17 añitos, mira hacia la piscina. Lo sentimos mucho, nadie de su edad. Al borde de la piscina, tan sólo hay una pareja de ingleses cincuentones en plan "drinking superstars", con dos medios litros de cerveza colocados a mano. La señora inglesa toma el sol con rulos en el pelo, lo que da una imagen terriblemente doméstica. Lo doméstico ataca allá donde estés, hazte a la idea. La niña pasa la vista rápidamente por los balcones vecinos. Dos chicos rubios y depilados se hacen un arrumaco mientras quitan las toallas de la barandilla del balcón. "Mamá, los del apartamento de al lado son gays..." La mamá: "Y a ti, ¿qué te importa? A propósito, ¿has traído el libro de Filosofía para estudiar?" ¡Glups!, el pasado también ataca allá donde estés.
        Pues si, en la clase de Filosofía no paró de hablar, todo el curso, con su compañera de mesa mientras la profe explicaba las diferencias entre hedonismo y realismo. Tema de conversación preferido: el ser humano, en versión Orlando Bloom. Bueno, terminados los exámenes, su compañera de mesa ya no era su amiga íntima y la Filosofía, para septiembre. Pero, frente a la adversidad, ella sacó fuerza y escribió en su diario, antes de salir hacia la costa: "¡Me lo voy a pasar teta!". Aunque las vacaciones tienen ese punto bonito de página en blanco, este año, la página parece estar ya escrita. Y es que su madre insiste: "Oye, te he preguntado si has traído el libro de Filosofía para estudiar". Pfff, vaya verano.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"