30/10/2005

El signo del misterio

Hola, aquí se celebraban bailes y fiestorros de fin de carrera y había una biblioteca grande y muy buena y una barbería. Esto era el casino Mercantil y ahora es un banco. Estoy en Cajalón porque se acaba de inaugurar la exposición "Tapies en las colecciones privadas". Esto quiere decir que son cuadros que están en casas de gente como usted y como yo. Bueno, no exactamente. Si ellos tienen un Tapies no son como usted y como yo porque aquí, el artista, es el pintor español vivo más caro de todos. Pero, por favor, no hablemos de dinero cuando hablemos de arte que no vamos a comprar.
       Tapies ha sido un pintor difícil, al que hemos ido entendiendo poco a poco. Aunque reconocido por la crítica, tuvo que sufrir mucho tiempo la incomprensión de una sociedad culturalmente muy conservadora que, ante un cuadro suyo, soltaba la frasecita de "eso lo hace un niño". El piensa que un cuadro ha de producir emociones, que no ha de ser una especie de pantalla donde pasan cosas. Y siendo un pintor casi totalmente abstracto, él se considera un buscador de la realidad, al pensar que la realidad está más allá de la apariencia de los cuerpos. Busca el misterio que la realidad oculta. Como San Juan de la Cruz, su escritor más admirado, que buscaba lo sustancial en un mundo que da a los ojos, a la vista, y a la razón una importancia excesiva.
        No lejos de este banco que antes fue casino, en la Lonja, se exponen los "Tesoros" del Museo de Escultura de Valladolid. Es una exposición de visita obligatoria, de una belleza sobrecogedora. En el Barroco, la expresión artística se lleva hasta los límites de la realidad, con una sensualidad que intenta sobrepasar los sentidos. El Barroco impresiona por su desmesura y Tapies por su sencillez. Y sin embargo, qué cerca están las dos exposiciones. Es la cruz, tan presente en ambas, lo que las une. La cruz como signo, como señalización de un camino que condujera a la resolución de un misterio que sólo el arte y la religión, incapaz ya la ciencia, se atrevieran a indagar.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"