10/02/2002

TEMORES

ESTOY MOSCA. Bastante mosca. Con temores, con un poco de cague (con perdón), y es que la cosa es muy seria. La cosa es un folleto que ha repartido el ayuntamiento por los buzones sobre lo que llama la "remodelación" del paseo de la Independencia, etc. etc. Ñiiiac, ñiiiac-potocloc, potocloc (ruido de excavadoras). En ese papel aparecen unas fotos como virtuales del paseo dentro de dos años. Las imágenes corresponden a una mañana de primavera, entre las 11 y las 12, sopla una brisa ligerilla y el cielo es azul-Salou. Muy bonito. Todavía hay más: los soportales están relimpios (¿adónde fueron los grafiteros de antaño?) y las aceras, como los chorros del oro, sin gérmenes. Pero lo que me quita el sueño es que una mañana cualquiera y con tan buen tiempo, el centro de la ciudad esté vacío. Unas doce personas caminan sin mirarse por unas aceras muy anchas, mientras que por la calzada circulan no más de 5 coches y un autobús. ¿Qué ha sido de los zaragozanos? ¿Dónde están los mendigos, los ejecutivos, las pandillas, las parejitas, las orquestas de cámara del Éste, los moto-mensajeros, los agentes comerciales, los repartidores, los oficinistas, los que pajarean? Y también me sorprende la desaparición de Bazares Pekín y de El Corte Ugandés, ¿dónde se comprarán, entonces, los cedés piratas y los juguetes extraños? Dicho de una vez por todas, ¿por qué ha desaparecido todo el mundo? Por no quedar, no queda ni uno de los 300 caballeros que ahora se pasan el día mirando las obras. ¿Nos habremos ido, hartos de este caos, a vivir a otra ciudad? ¿Habremos sido abducidos por alienígenas verdosos? ¿Estaremos todos en Torrero-Beach? Estoy que no duermo, perdido entre la paranoia y la lucidez. Y, encima, mañana es lunes.

Las eternas obras del Paseo de la Independencia.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"