17/02/2002

TELEPHUNKEN

LO MALO DEL PERIODISMO es que tienes que estar cambiando de chip continuamente: un día has de informar de un festival de jota y al siguiente, de un concierto de Telephunken, grupo que hace una música-mi deber es advertir—- que no se parece en nada a la que cantan los chicos de Operación Triunfo. Los telefunkos tocan techno ñaca-ñaca para tímpanos bailones. Llevan un mes que no paran, que en sus casas no les ven y están las madres preocupadas, pero es que el mundo de la música es de mucho trajín, hay que comprenderlo.
       Los telefunkos son tres. Uno es el jefe de la banda y es el jefe de la banda porque tiene un ordenador y si tienes un ordenador, todo el mundo a callar. El jefe se pone en una mesa, como de cocina, delante del ordenador, de un tocadiscos de los de antes y de una super-sound-minipimer. Detrás, hay un guitarrista que no para y más atrás un batería peinado como un rasta y tatuado como un mahorí, que parece recién llegado de Camden Town, el mercadillo más mix de Londres. Agenda apretadilla: conciertos en la FNAC, en Elcorte, en el Oasis y en Madrid (sala Cool). Informo desde lo gratis: el público de la FNAC es de la galaxia Al-Salir-de-Clase pero muy muermo: se sientan todos en el suelo y ponen cara de bollo suizo, o sea, que no se merecen la música que están escuchando. El guitarrista, bien tonto, les regala discos; muy mal, tampoco se los merecen. En Elcorte, el público es más propio de Concha Velasco y Lina Morgan, y observo que una señora nacida en los felices 20 se ha quedado sopas, o roque. Increíble, porque los Telephunken despiertan a los langostinos congelados. Ponen muchas ganas, tocan fuerte, alegran. Y eso que yo soy un fan radical de Los Panchos. Vas a tener que mirarte, me dicen. Vale, digo.

Escuché a los Telephunken en dos actuaciones promocionales de su primer disco, en la FNAC y en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés. Me sorprendió que en las dos ocasiones actuaban ante un público equivocado, que muy probablemente jamás compraría su disco. Me pareció un grupo moderno y bastante natural en su estilo. No he vuelto a escucharles desde entonces pero se de ellos por alguna noticia de prensa y creo que por lo menos no se han disuelto. (4-dic-2005)

Este artículo pertenece a la sección "Escenarios"