05/05/2002

LATÍN

En esta ciudad se hace un boquete en el suelo y empieza a salir la historia en tromba, avasallando. Y es que estamos construidos sobre una ciudad que, a su vez, se construyó sobre otra ciudad; no es de extrañar, pues, que todas las techumbres se hayan hundido y que sólo queden suelos con baldosines. Aquí pones la oreja en el asfalto y oyes a toda la peña romana y musulmana (generales, panaderos, escribas y odaliscas) corriéndose la gran juerga a nuestra costa: jijijí-jajajá, que me parto. Los que más se ríen de nosotros son los romanos porque, 2.000 años después de venir ellos, hemos inventado la LOGSE, que, entre otras brillanteces, ha arrinconado el latín hasta el punto de que casi ha desaparecido de la enseñanza, convirtiéndolo en asignatura-reliquia. En un país que tuvo la inmensa suerte de ser romanizado, estudiar latín ha acabado siendo cosa de pocos y raros. Los habitantes de Cesaraugusta, que suben y bajan por el Cardo maximus (hoy, Don Jaime), comentan entre la risa y el escándalo lo falsos y ceporros que somos: mientras montamos un pollo tremendo por la posible destrucción de piedras y adobes fuera del Cursum o Coso (por ejemplo, en Independencia), nadie protesta por la destrucción sistemática del substrato histórico de nuestras neuronas. Y no sigo porque me estoy alterando, y me han dicho que si quiero frenar la alopecia, lo primero es no alterarse. Pero el tema, tanta algarada por unas ruinas de unas ruinas y tanto silencio por el acoso a nuestra cultura clásica, merece un momento de ira (del latín "ira-irae", pasión del alma, que causa irritación y enojo). Bueno, y a los chavales que estudian Latín en tiempos de la LOGSE: ¡¡Oé, oé, oé!!

Escrito durante las interminables obras de renovación del Paseo de Independencia de Zaragoza. Las obras fueron interminables, en un principio, porque al levantar la calzada se descubrieron los cimientos, y poco más, de un barrio musulmán. Las obras se paralizaron mientras los políticos decidían qué hacer con aquello.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escrito con tiza"