26/03/2006

Tan sólo una pregunta, señor...

Hola. Voy por la calle y una señorita me pregunta qué opino sobre el alto el fuego anunciado por ETA. Los sondeos de opinión me producen un miedo difícil de describir porque lo que yo conteste se va a multiplicar por mil. Me asusta esa carga de representatividad que te cae encima de repente... Uno deja de ser uno y se convierte en "la voz de la calle". Veo a una presentadora de televisión que sonríe y anuncia: "Y ahora, veamos lo que opina la voz de la calle sobre el tema". Salgo yo, pongo gesto circunspecto, y digo, un poner: "Es una noticia que me llena de esperanza". Después aparece una señora que se expresa así: "Me alegra mucho que dejen de matar." Y la presentadora concluye: "En la calle, se respira satisfacción y optimismo". Pura obviedad.
       Cada día que pasa hay más probabilidad de que te interroguen; para la tele, para la prensa, para las instituciones. Fíjense: el gobierno tripartito de Cataluña lleva gastados en 2 años de legislatura más de 56 millones de euros en estudios y sondeos; se han encargado informes sobre todos los temas, desde un posible cambio del escudo de la Generalitat hasta los usos lingüísticos en los supermercados. El que un gobierno autonómico te encargue un estudio es todo un chollo, a juzgar por los precios. Por ejemplo, la Universidad de Barcelona elaboró un informe sobre "el grado de hibridación entre la codorniz común y la codorniz japonesa", por el que cobró casi 12.000 euros. Y eso que el estudio no incluía preguntas directas a las codornices para saber cuál era "la voz del corral". No creo que el gasto de nuestra DGA en este asunto esté muy por debajo del de la Generalitat, proporcionalmente a su presupuesto, claro. Este interés por lo que opinan aquellos cuya opinión importa poco creo que radica, básicamente, en la gran cantidad de dinero que mueve este negocio. De ahí que las autoridades casi nunca nos pregunten por lo que realmente nos afecta, como los horarios de los bares o las reformas educativas. Se notaría mucho que no nos hacen caso.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"