04/06/2006

Donde viven los libros

Hola. Es primavera furibunda y la primavera se celebra con ferias del libro entre otras juergas. En la Feria del Libro de Madrid, hay una cola de unas 50 personas esperando nerviosillas que Antonio Gala les firme su última obra, titulada "El poema de Tobías desangelado". Un matrimonio joven con una niña de unos 6 años se acerca a don Antonio y el papá le pide que dedique el libro su hijita, aclarando autocomplacido: "Así, cuando Lorena Isabel sea mayor, se encontrará con un libro dedicado por usted..." ¡Josplis! ¡Qué detallazo paterno! Pero la niña no entiende lo que está pasando; en realidad, no entiende el mundo todavía y mal lo tiene, ya que el papá tampoco se da mucha cuenta de por donde van los tiros. Quizás, dentro de 20 años, ya no se leerá a Gala. imagenAutores de tanto éxito como él, como Ricardo León, que escribió numerosas novelas históricas, o la santanderina Concha Espina están ahora casi completamente olvidados. Y está muy bien que sea así. Hay que enterrar en el olvido a la mayoría de los escritores para que dejen sitio a los nuevos en las estanterías y, sobre todo, en nuestra memoria. Todos no caben, está claro.
        En la caseta de al lado, un señor firma ejemplares de su obra "Propiedades desconocidas del pimiento rojo". Uno pensaba que estos temas científicos tan especializados no tendrían salida. Pues de eso, nada; hay cinco personas que quieren su firma. Y justo enfrente, Almudena Grandes departe con dos señoras que confiesan escucharla en las tertulias radiofónicas con gran placer. Después de 10 minutos de cháchara, las señoras se van sin comprar ningún libro. Ah, ¡vaya morro!, se han saltado las reglas y eso no se hace. El autor está dispuesto a conversar y a dedicar libros, pero siempre que se le compre uno. En la Feria de Madrid, que dura 3 semanas, se vende la mitad de los ejemplares de todo el año y si sólo vamos a ver de cerca a los escritores sin gastarnos un euro, nos cargamos la estadística, la feria del libro y, en consecuencia, la mismísima primavera. Nos vemos.

Feria del libro de Madrid 2006. La primera anécdota es verídica; las otras dos, también aunque contienen variaciones.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"