11/06/2006

Ciudadanos de libro

Hola. Me asalta un recuerdo de la infancia. De la mano de mi madre voy a cruzar una calle y ella me manda fijarme en la luz del semáforo: "Cuando se ponga verde, y sólo cuando se ponga verde, podremos cruzar", me dice con la voz firme de quien transmite un mensaje esencial para la supervivencia. Me asalta otro recuerdo. Mi madre y yo cruzamos una calle con el semáforo en rojo: "Deprisa, que no viene nadie. Y esto que estamos haciendo está muy mal hecho; tú no lo hagas nunca". Aprendí dos cosas rápidamente, 1) que la ciudad tiene unas reglas y 2) que no hay que ser más papista que el Papa. Mientras tanto, en la escuela aprendía matemáticas, gramática y geografía.
        Otra cosa: hoy he visto, en el autobús, a un chaval de unos 15 años ceder el asiento a una mujer embarazada. Bueno, lo tengo claro, ese chaval ha aprendido modales en su casa, mientras que en el instituto ha aprendido informática, filosofía y dibujo técnico, materias que muy probablemente sus padres no podrían enseñarle. Eso sí, los modales no son una asignatura inferior; al fin y al cabo, constituyen un código de conductas con el que los humanos nos hacemos la vida más fácil, más fluida y más cómoda.
       Lo habrán observado: hay chavales que no tiran jamás un papel al suelo y otros que vuelcan contenedores; hay muchachos racistas y broncos y los hay respetuosos y solidarios. Pero estas diferencias no provienen del colegio al que hayan ido sino de su entorno más personal, quizá de la misma familia. La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, ha presentado esta semana la nueva asignatura "Educación para la ciudadanía", que pasa a los profesores la responsabilidad de enseñar en la escuela lo que deberían aprender los niños en casa. Bueno, vale ya de marrones, que se están pasando. Un poquito de por favor... la asignatura está muy bien y es muy acertada, pero que se de a los padres, como cursillo de reciclaje, en su lugar de trabajo. Los profes, mientras tanto, que sigan explicando idiomas y ciencias naturales, que es lo suyo. Venga, nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escrito con tiza"