24/12/2006

Planeta Erasmus

Hola. A veces 20 años no es nada y otras veces, es mucho. Depende de si uno tiene alma de tango o de pasodoble. Dos décadas de existencia del luminoso, divertido y emocionante planeta Erasmus es muchísimo, sobre todo si calculamos el número de estudiantes europeos que se han beneficiado de este programa de intercambio entre universidades. En 1987, por primera vez, 3.200 jóvenes se animaron a vivir un año en otro país, lejos de casa, donde tendrían que hablar otro idioma y adaptarse a otra vida. En 2005, la cifra llegó a 145.000. Una vez más, el programa Erasmus ha servido para demostrar que adaptarse a la vida española no es difícil porque España es el destino más popular entre estos becarios. No se sabe en qué medida, la película "Una casa de locos" (traducción muy libre de "El albergue español"), del director francés Cédrick Klapisch, ha colaborado a esa popularidad. Estrenada en 2002, sitúa en un piso del centro de Barcelona a 7 universitarios de 7 naciones distintas. Como en los pisos compartidos de Zaragoza, los conflictos entre nacionalidades son los mismos: a) ¿Quién recoge la cocina?, b) ¿quién limpia el baño? y c) ¿cómo se reparte el espacio en la nevera? o bien, "¿quién se ha comido mi queso?". Superados de una manera u otra estos problemillas, el año Erasmus se convierte en lo que es, en la mejor etapa de la vida de un estudiante que aprende a hacerse adulto a kilómetros de su familia.
       En la peli de Kaplish, Xavier está encantado de alejarse de su madre pero triste por dejar a su novia en París. Esta tristeza dura poco porque el Erasmus suele reorganizar la vida sentimental de los becarios. Todo un tema: los estudiantes vienen con el corazón ocupado por alguien de su pueblo y se van con una novia o novio extranjero. Ya perdonarán que me ponga en plan franco, levemente picantón, pero, admitámoslo, Europa no se está construyendo en Estrasburgo sino en los dormitorios de los pisos compartidos. Si hay que decir las cosas claras, se dicen, ése es mi lema. Bueno, nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"