07/01/2007

Lluvia de regalos

Hola, les cuento: cuando la señora XW se sienta a cenar, observa un pequeño paquete al lado de su plato. Mira tímidamente a su marido y sonríe, aunque un poco forzadamente. Despacio, desata el lazo que cierra la caja y cuando levanta la tapa, ve lo que ve: ¡un sortijón de diamantes! Un regalo realmente inesperado, dado que el año anterior su esposo le regaló un pañuelo de cuello y una cortadora de fiambre. El señor XW mira a su esposa nervioso... Ahora duda de si el modo en que está haciendo las cosas es el correcto: un amigo íntimo le aconsejó que sería más fácil comunicarle a su mujer su decisión de separarse una semana después de hacerle un regalo espléndido. "No sé si ha sido un buen consejo o he metido la pata", cavila mientras los dos brindan por el año nuevo.
       En el piso de enfrente, la familia ZB desenvuelve con alborozo los regalos colocados al pie del árbol. La abuela, que ha perdido mucho oído, se encuentra con que su nieto le ha regalado un móvil. Entre nosotros, el nieto tiene bastante morro, ya que le ha regalado el móvil suyo viejo y fue a la abuela a quien le pidió la pasta para comprarse él uno nuevo. Como lo oyes. Para el señor ZB, hay un CD de David Bisbal, una colonia de David Bisbal y un llavero diseñado por David Bisbal. El señor ZB mira a su hija como el cerebro, por emplear un eufemismo, que está detrás de las ideas para sus regalos. Pero la verdad es que él es quien menos puede hablar, porque le ha regalado a su mujer un neceser lleno de productos para el baño. El tema es que ya es el tercer año que le regala lo mismo. "¡Otro neceser con jabones! ¿No me estarás llamando sucia?", grita, riéndose a carcajadas, la señora ZB.
        A la mañana siguiente, la señora XW se encuentra con su nuevo amor, un prejubilado de Telefónica de muy buen ver, con el que lleva saliendo un año a escondidas, y le enseña el sortijón que su marido le regaló la noche anterior. "Después de esto, me es muy difícil decirle lo nuestro", suspira. "Espérate una semana", le aconseja él. Y no cuento más. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"