04/02/2007

De ayer y de mañana

Hola. El de limpiabotas es un viejo oficio, casi desaparecido, pero su presencia era muy familiar en una Zaragoza de velocidad lenta, no muy lejana. Ahora queda un limpiabotas: Antonio Pastor, que continúa con el establecimiento, o "salón", de su padre en el Tubo; eso sí, reformado y con una pequeña barra de café-bar. Sin duda, eso de que un profesional te limpie los zapatos es un placer, aunque no por el hecho de salir con ellos relucientes, sino por lo que conlleva: la conversación relajada, la lectura del periódico, la observación pausada del mundo. Usar este servicio pasado de moda es reírse de la prisa, pero la prisa ya está pasándose de moda también y pienso que el oficio de limpiabotas va a volver. Está ocurriendo algo, cierta clase de revolución: la gente está empezando a valorar "el tiempo" tal cual, como si fuera una habitación vacía, en la que tomar conciencia de nosotros mismos fuera la única ocupación y la única meta. imagen
        La prisa característica de las ciudades globalizadas está terminando con sus viejos oficios y con sus comercios tradicionales. Este año, el calendario de la CAI se ha dedicado a "Comercios de ayer y de siempre"... ¿de siempre? Las pequeñas tiendas familiares están en peligro de extinción, cuando muchas de ellas podrían declararse "bienes de interés cultural" con todo derecho. La administración no las protege, en una falta de sensibilidad social (y estética) ostentosa. Porque no se trata de conservar fachadas en plan decorado de película, convirtiendo magníficas platerías en despachitos para funcionarios o mercerías en discobares. Se trata, más bien, de rehabilitar los locales para reivindicar su función. Seguro que hay maneras de hacerlo. De momento, hay que inventariarlas con el mismo rigor que se merece cualquier monumento (como ha hecho Caixa Manresa con las tiendas históricas de Cataluña) porque son algo más que el pasado de una ciudad. Son historia de la vida cotidiana de una ciudad sin prisas. Esa sociedad a la que dicen que se va a volver. Nos vemos.

La idea de este artículo partió de la excelente entrevista a José Antonio Pastor Gracia, firmada por Ana C. Martínez y publicada en Heraldo de Aragón la semana pasada.
       El libro de Caixa Manresa al que me refiero es "Tiendas históricas de Cataluña", de Carles Carreras y Sergio Moreno, publicado por la misma Caixa Manresa y Angle Editorial en 2006.
       Ibercaja publicó en 1988, un bonito libro llamado "Las tiendas de ayer...hoy", con textos de Joaquín Aranda y Amparo Martínez, entre otros, y dibujos de varios artistas, todos ellos coordinados por José Miguel Martínez. Me temo que este libro sólo podrá encontrarse en alguna biblioteca municipal o en la misma Ibercaja.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"