18/03/2007

Juan Antonio González Iglesias y Fernando Aínsa

PALABRAS NUNCA OÍDAS
       Hola. Estoy delante de un señor que es poeta. Podría haber sido aparejador o relojero pero es poeta y da clases en la Universidad de Salamanca. Se llama Juan Antonio González Iglesias y acaba de ganar el premio Loewe, de gran prestigio. Y el poeta se pone a leer sus propios versos y los lee mal. Suele pasar. Pero son versos tan buenos que resisten cualquier lectura, incluso la de su autor. Si un día me hago poeta, me contrataré un rapsoda en las páginas amarillas, lo tengo claro.
       imagenEl caso es que nos quedamos en silencio ante esa mezcla que hace González Iglesias de formas muy clásicas y contenidos muy de hoy. Es como si para explicar lo más actual, las ideas de su tiempo ya no le sirvieran y tuviera que recurrir al pensamiento de griegos y latinos. Entre poemas, se oyen cosas interesantes: un poeta se define cuando dice algo "que nadie antes ni ahora ha dicho". Es verdad, los poetas son necesarios porque logran nombrar las cosas de una manera que a los demás no es totalmente imposible. El acto se anima por un lado insospechado: Luís Antonio de Villena ha dicho de este poeta que "va al gimnasio y que come sushi" Los asistentes se ponen a discutir qué quiere decir eso de que coma sushi. Así son estos actos de sorprendentes, uno va a un recital poético y acaba asistiendo a un programa de Arguiñano.
       imagenHola otra vez. Han pasado dos días y estoy delante de otro poeta: Fernando Aínsa, que ha escrito un hermoso libro, "Aprendizajes tardíos", en el que mira con gran serenidad la naturaleza y su pasado. La naturaleza es aquí el campo de Oliete, en Teruel. Dan ganas de ir a Oliete a ver si uno aprende lo mismo que el autor. La verdad es que esa serenidad suya también es muy grecolatina y aunque los dos poetas puedan parecer distintos (González prefiere mirar los cuerpos y Aínsa, los nogales), coinciden en que ambos ordenan el mundo con palabras que los demás seríamos incapaces de utilizar; palabras cargadas de tradición antigua y sentido intemporal. Extraña belleza, nunca oída. Nos vemos.

Juan Antonio González-Iglesias (Salamanca, 1964) ha ganado el XIX premio Loewe de poesía con «Eros es más». Sus anteriores libros son "Esto es mi cuerpo" y "Un ángulo me basta", todos ellos en editorial Visor. Los últimos libros de Fernando Aínsa son el ensayo "Del topos al logos. Propuestas de geopoética" en Iberoamericana Libros y "Aprendizajes tardíos", en la editorial valenciana Pretextos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"