06/05/2007

Basura de abundancia

Hola. Aquí, en el barrio, ya es vox pópuli que mi vecina la Visi se pasa los anocheceres rebuscando en los contenedores de basura. Siempre a la última, la Visi se ha hecho "freegan" radical. El "freeganismo" viene de juntar dos palabras: "free" (libre) y "vegan" (abreviatura de "vegetarian", o sea, vegetariano). Se trata de un movimiento que aboga por dejar de consumir pues cualquier forma de consumo alienta la explotación del hombre y la destrucción del planeta. Para ellos, no hay empresas malas ni buenas; es el sistema lo que es perverso. Hartos de ser parte de una cadena de consumismo materialista, los "freegans" han decidido dejar de comprar y vivir de lo que el sistema tira. Y ahí es donde duele: nuestra sociedad está basada en el "usar y tirar" y los "ciclos de uso" cada vez son más cortos para que el ritmo de producción sea cada vez más rápido.
        Los "freegans" hurgan en los contenedores de los supermercados, fábricas, restaurantes, etc. y seleccionan lo que está en buenas condiciones. Después, se juntan y comparten sus hallazgos y los distribuyen entre quienes los necesitan. Sorprende la alegría con que nuestra sociedad usa el cubo de basura. ¿Tan ricos somos? Lo parece porque se tiran cantidades ingentes de comida, que podrían alimentar a medio mundo; utensilios, juguetes, ropa, mobiliario y todo lo que quieras imaginar. Y la Visi no para de hacer proselitismo aquí, en el bloque. "Nuestras madres eran unas pioneras en este tema y en mi casa no se tiraba nada", nos alecciona a mi y a Jorge, el quiosquero. "Mi meta es recuperar aquellas costumbres. Por ejemplo, las sopas de ajo para aprovechar el pan duro. De verdad que no exagero, que los cubos de basura están llenos de barras de pan apenas empezadas". "A mi, a sopas de ajo no me invites, que no soy de sopas", le advierte Jorge. "¡Te merecerías vivir al lado de un vertedero!", le grita ella. Y cuando la Visi empieza a rebotarse, o aguantas el tipo o te escabulles. Servidor elige escabullirse. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"