08/07/2007

Historias de calor (1)

Hola. Les cuento: la señora LX corre hacia el autobús, que se le escapa. Consigue subirse pero se le cae una chancleta, la del pie izquierdo, a la calle. La mujer se da cuenta inmediatamente y pide al conductor que no arranque pero éste arranca como si no oyera nada. Un conductor sordo, una mujer descalza de un pie, un niño que se carcajea, un ejecutivo que mira para otro lado y un matrimonio chino que habla en chino de, probablemente, chancletas componen lo que un cronista serio llamaría un "microcosmos" en la cabecera del autobús. Al "microcosmos" hay que añadir otra persona: un estudiante de económicas que ha recogido la chancleta que se le ha caído a la señora en la parada. imagen
       Practicante de atletismo desde niño, no se lo piensa dos veces y hace corriendo el mismo trayecto que el autobús para llegar antes de que éste pare y poder devolver la chancleta a su dueña. No, no es un joven que disfrute ayudando a los demás, pero le vuelven loco los retos. Y ahora mismo, se ha propuesto ser más veloz que el bus. Vuela, cruza 3 calles en rojo y finalmente está allí cuando el vehículo llega. Con el brazo en alto, mueve la chancleta para que su propietaria la vea, cosa que sí ocurre pero, desgraciadamente, la señora LX ha avanzado hacia el centro, alejándose de la puerta, y no puede cogerla. Todos los pasajeros miran hacia ese estudiante que agita una chancleta femenina parado en la calle. El bus arranca y el joven no se rinde y sigue corriendo tras él cuando, de frente, se aproxima sonriéndole una compañera de clase que le hace tilín. Se saludan, se ponen ojitos, lo normal. "¿Qué haces con esa chancleta en la mano, tío?", ríe ella. Él se sonroja... Ahora, el autobús ya está lejos y julio puede ser un gran mes a partir de este encuentro. Así que decide tirar la chancleta a una papelera. En fin, esta historia de verano podría haber terminado mejor si él hubiera sabido que esa compañera que le hace tilín es hija de la señora en cuestión. Pero no lo sabía. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"