30/09/2007

No-lita: en las ruinas del respeto

Hola. Les cuento. A mi manera, claro. De repente, una obsesión. Una idea fija que se va apoderando de una muchacha sana: quiere, necesita adelgazar, seguir adelgazando siempre. Un deseo de no pesar, quizá un deseo de desaparecer. Una enfermedad mental que pronto se convierte en un conjunto de enfermedades físicas. La anorexia es un desorden que deshace vidas y destroza familias. Existe. No es un invento de los medios. Pero los medios convierten la enfermedad en noticia de primera plana de vez en cuando: ahora mismo no se habla de otra cosa que de la campaña de No-lita, una marca italiana que ha elegido la estrategia del escándalo social para su campaña publicitaria, es decir, para vender más su ropa. Para anuncios escandalosos, nadie mejor que Oliviero Toscani, un fotógrafo que utilizó a un enfermo terminal de sida para vender jerséis de Benetton. Ahora, Toscani ha elegido la imagen de una muchacha anoréxica posando como una top-model. Bueno, no sé de qué nos asombramos, la desventura de los hombres es un tema recurrente en la fotografía: todos los días vemos fotos de cadáveres de inmigrantes en las playas de Canarias o de madres que sostienen a sus hijos destrozados por bombas en Irak. Pero lo que hace la foto de Toscani escandalosa es que no muestra ninguna compasión hacia su modelo. La ilumina, la enfoca con la misma distancia estética con que otros colegas suyos suelen fotografiar automóviles o helados de chocolate. Hay una insensibilidad tan patente ante el sufrimiento de ella que, por extensión, la hay hacia toda enfermedad, hacia cualquier padecimiento.
        Veremos cosas peores porque el anuncio de No-lita es una manifestación más de la "era del Gran Hermano" en la que la vida ya se ve toda como un programa de telerrealidad: no hay mejores estrellas que nosotros mismos ni mejor argumento que nuestras miserias. La desaparición de una niña en Portugal o la agonía de una cantante de copla, da igual. Sobre las ruinas del respeto humano, el dolor es el espectáculo.
       
       +Si te ha interasado este artículo, puede que también te interese este: Contra el cuerpo

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"