18/11/2007

La buena educación

Hola. Aquí, reflexionando, como si no hubiera otra cosa mejor que hacer. Vamos al tema: el tema es que la buena educación es una carga, un fastidio. Aún diría más: un motivo frecuente de mal humor, cuando no de depresión. La lengua española lo deja muy claro: uno "es" educado, no "está" educado. Por tanto, la buena educación es una cualidad permanente, que se agarra a nuestro cerebro como una lapa y que no nos abandona hasta la muerte. Y esto, admitámoslo, puede ser causa de sufrimiento porque la vida exige, en muchas ocasiones, mala educación.
       imagen¿Qué es la buena educación? Digamos que es un código de conducta basado en una actitud de respeto hacia los demás. Es, simplemente, la expresión formal de ese respeto. Pero volvamos a lado malo de la buena educación, que es muy malo. Miremos a José Luis Rodrígez Zapatero. Tiene este hombre unos modales exquisitos, una educación modélica; la puso a prueba en la pasada Cumbre Iberoamericana de Chile. Tenía delante a Chávez, que no le dejaba hablar, que no le escuchaba porque no le quería escuchar; es decir, tenía delante a un señor con una noción muy justita de lo que es el respeto. Y cuando nuestro presidente del Gobierno se agotaba ya, tratando de dialogar con ese energúmeno, el Rey intervino con una frase contundente, "¿por qué no te callas?", que dejó a Chávez grogui durante unos segundos. Por supuesto que el Rey y el Presidente español son dos personas distintas pero, en ese momento, los vi como una sola: un José Luis de Borbón o, quizá, un Juan Carlos Zapatero. Como Pinocho y su Pepito Grillo o un Dr Jekyll y su Mr Hyde. Los vi así, con cierta envidia, porque todos hemos pasado alguna vez por esa misma situación: nuestros modales nos impiden responder adecuadamente al mal educado, al irrespetuoso y, por tanto, nuestra conciencia maldice en ese momento la buena educación. Por suerte, Zapatero, tuvo al lado al Rey, que consiguió liberarse del lastre. Y sus palabras se convirtieron en todo un alivio para los pobrecillos bien educados. Nos vemos.
       jmheraldo@hotmail.com

Este artículo pertenece a la sección "Las noticias me matan"