25/11/2007

Veneno en el trabajo

Hola. Abordando el tema sin tapujos. El tema es la "toxicidad laboral" en la empresa y no tiene nada que ver con el aire acondicionado y su legionelosis ni con si sienta mal el café de máquina. Lo realmente tóxico del lugar de trabajo es cierto tipo de currantes. Varios informes recientes señalan como una auténtica enfermedad la existencia de los "empleados tóxicos". Entre ellos, destacan los criticones, que están siempre hablando mal del jefe, de los compañeros o de lo que sea, que lo importante es meter mal rollo. Al mal ambiente, también colaboran los que siempre se escaquean; al final, su tarea se la hace siempre otro. Y luego están los "donperfectos", que dedican sonrisillas despectivas al trabajo de sus colegas. Estos son insoportables porque puede ser verdad que ellos lo hagan todo mejor que nadie, pero su actitud desanima un montón. Otros que envenenan bastante son los incompetentes. Siempre hay alguien cerca que no te explicas cómo ha podido conseguir ese puesto porque no da pie con bolo y, ¡cómo no!, alguien tiene que acabar haciendo su tarea. Eso irrita mogollón, lo de cargarte con el trabajo del inútil.
       Y ahora voy a hablar de los colegas de curro más molestos para mí: uno es el "descuidero". Me explico: a la que te despistas te ha cogido algo de tu mesa. Llegas tú y dices: "¿pero dónde está mi grapadora, que la acababa de dejar aquí?" Te la ha cogido el que la semana pasada te quitó las tijeras. Tú juras que le vas a hacer a él lo mismo, pero en su mesa ¡él no tiene nada! ¡para qué, si ya tiene lo de los demás! Otro que me altera es el "requeteordenado", que cuando ya tiene su mesa ordenada, empieza a ordenarte la tuya mientras te has ido al servicio. Vuelves y no encuentras ninguna de tus cosas. Sonriente, te dice: "Acabo de meterte todos esos papeles en estas carpetas. No, no me des las gracias, anda, que no me cuesta nada". Y también están, claro que sí, los que te hacen la vida fácil en el curro. De esos, no habla ningún informe. La vida misma. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"