16/12/2007

Mirando las letras

Hola. Resulta que muchos quinceañeros españoles no se enteran de lo que leen. No sé, para mí que no han leído tebeos en su infancia. Es curioso, pero una riña tradicional de las madres de antes a sus hijos era algo así como: "¡Y que te pongas a estudiar de una vez! ¡Que estás todo el santo día leyendo tebeos!" El chaval se ponía a estudiar, sí, pero con un tebeo debajo del libro. Y es que la riña era injusta porque de esos tebeos se pasó a la lectura de libros y de periódicos y al final, ese niño se convirtió en alguien que leía y se enteraba de lo que leía. Por si la tele y la play no fueran poca desgracia, en el colegio, técnicas tan eficaces como el dictado y la lectura en voz alta han desaparecido por "trasnochadas". Y es triste pero si le haces leer a un alumno de ahora, de 15 o de más años, en alto te das cuenta de lo grave que es el asunto: para él, la coma, el punto y no digamos el punto y coma son adornos de diseño gráfico y, ¡glups!, puede leer cualquier frase como si fuera una pregunta cuando no hay signo de interrogación alguno; además, suele resultarle difícil encontrar la entonación apropiada a lo que está leyendo e, irremediablemente, el que escucha se queda sopas. Vamos a ver, ¿exagero?
       No mucho. Acaban de publicarse los resultados del informe PISA, que es un programa que evalúa el funcionamiento real de la educación en los distintos países europeos y España ocupa el puesto 26 (¡sorprendentemente bajo considerando que estamos dentro de un sistema regido por la LOGSE!) y somos particularmente malos en "comprensión lectora", que es como decir que los chavales no saben leer y punto, porque si no comprenden lo que leen, ¿qué han hecho? Pues mirar letras, más o menos. No, los del PISA no nos tienen rabia, que se lo pregunten a cualquier profesor. Y si uno no sabe leer bien, ni puede escribir con corrección ni estudiar con buenos resultados. En fin, un aviso para todos, pero que los padres también se den por aludidos, porfa. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escrito con tiza"