20/04/2008

El viajero engañado

Hola. Vaya faena que nos ha hecho Thomas Kohnstamm. ¿Quién es don Thomas?, se preguntarán muchos. Pues es el autor de un libro, todavía no publicado en España, que se llama "¿Van al infierno los periodistas de viajes?"
       imagen
       El caso es que en ese libro confiesa que escribió una guía de Colombia sin haber pisado el país, porque la editorial que le había contratado le pagaba muy mal. Hasta aquí, la historia no es otra que la de un hombre que, atormentado por sentimientos de culpa y/o azuzado por deseos de venganza, confiesa su engaño para aliviar su alma y, de paso, fastidiar a su empresa por ser tan rácana. Pero lo que hace este asunto sumamente grave es que la editorial roñosa es ¡nada menos que Lonely Planet!
        Las guías de Lonely Planet han sido lo más de lo más para los turistas modernetes. Aunque en ellas se comentan los lugares de interés más o menos como en otras guías, se añade información "confidencial", que es la que lleva al turista a sitios sólo conocidos por los lugareños (qué bonita palabra, lugareño, ¿no?). Y aquí hay un tema de los que molan: el turista odia al turista, o sea, al espejo de sí mismo. Muy listillos, los de Lonely Planet se hicieron populares porque guiaban hacia sitios fuera del circuito más comercial. Naturalmente, eso fue tan sólo un espejismo. Pronto ocurrió lo inevitable y cuando el turista modernete llegaba con su guía a un garito enrollado, se lo encontraba lleno de turistas modernetes con la misma guía al lado del vaso. Vale, se acabó el mito: nadie odia más al turista que los escritores de guías turísticas y lo mejor es escribirlas desde casa, sacando datos de Google o de los documentales de La 2. Pero los viajes cada vez se hacen más cortos, en fines de semana o en puentes de 4 noches, y hay que verlo todo y comer en sitios baratos y buenos y descansar en hoteles céntricos y económicos. Llevar encima una guía se ha hecho absolutamente imprescindible... ¿Aunque esté escrita por un falsario? Me temo que sí. Nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Las noticias me matan"