11/05/2008

Lírica revolución

imagen
       Hola. No sé si saben que en la ciudad francesa de Nanterre, al oeste de París, está el segundo campus universitario de Francia, con casi 40.000 estudiantes. Probablemente sean chicos muy estudiosos, siempre con el ordenador portátil a cuestas, en busca de un buen expediente académico. Acabarán la carrera, se embarcarán en un largo doctorado, etc. La sociedad se ha vuelto muy competitiva y, por tanto, la universidad también. "Competición" es la palabra clave de este siglo y, sin embargo, esa palabra estuvo prohibida en Nanterre hace ahora 40 años.
       Allí empezaron las revueltas estudiantiles que se extendieron por toda Francia en mayo de 1968. Y cuando los obreros se unieron a los estudiantes, a aquel movimiento de protesta se le llamó "revolución". Fue una revolución lírica, de intenciones más que nada y sumamente pacífica (si la comparamos con otras ocurridas en, sin ir más lejos, la misma Francia) pero que puso en vilo al General De Gaulle. Nunca un movimiento revolucionario fue tan literario como éste y en las paredes de París aparecieron cientos de consignas anónimas: "Parad el mundo, yo quiero bajarme" o "El arte ha muerto, no consumamos su cadáver". Pobre De Gaulle, me imagino su cara tratando de entender "Es necesario explorar el azar" o "El aburrimiento es contrarrevolucionario", escrito con tiza en los muros de la orilla izquierda del Sena. Imposible que el general entendiera que la imaginación era el arma de artillería de un ejército de jóvenes contra el viejo orden político y moral que él representaba.
       Y ya nada fue igual desde entonces porque Mayo del 68 atacó conceptos antes que gobiernos. El principio de autoridad se descompuso y eso afectó profundamente a las relaciones sociales y a las personales. Hoy todos lamentan las secuelas de esa revolución porque se quiere volver al viejo orden. Que De Gaulle no entendiera los graffiti, pase, pero que todavía no los haya entendido Sarkozy es sorprendente. O, al menos, sospechoso. Nos vemos.

La imagen dice: "Sé joven y cállate" La silueta de atrás es una caricatura de De Gaulle.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Las noticias me matan"