26/06/2008

Ofelia

Celine X (Carcasonne, 1989) está sentada en las gradas que dan al Ebro, leyendo "Hamlet". Parece mentira que con la cantidad de cosas que hay que ver en la Expo, esta estudiante francesa de farmacia se dedique a hacer algo que podría estar haciendo en su casa tranquilamente. Celine X, que lleva el pelo casi rapado y dos aros negros un poco por encima del lóbulo de la oreja izquierda, está ensimismada con su libro de bolsillo en las manos, ajena incluso al río que pasa caudaloso justo enfrente. ¿Qué atrae tanto de "Hamlet" a una jovencita francesa neopunk? Hamlet era un tio de carácter muy difícil, ciclotímico y paranoico. Por supusto, nadie discute que se viera metido de lleno en un drama familiar bastante sórdido, pero pienso que por motivos menos graves, él habría sido igual de rarito e inestable, porque hay cosas que van en el temperamento y no le demos más vueltas. Y, sin embargo, Hamlet sigue manteniendo viva toda su fascinación.
       Suena a tópico, pero creo que Celine X se está identificando con Ofelia, la muchacha que Hamlet no supo querer, y cuando uno piensa en Ofelia,imagen siempre se acuerda de Sir John Everett Millais, un artista prerrafaelita del siglo XIX, que pintó su cadaver exquisito flotando en un río como los que surcan la campiña inglesa. Inglaterra es un pais muy llano y los ríos fluyen tranquilos, como si tuvieran vocación de bañera. Así pues, el rio que acoge la desesperación final de Ofelia, según el pintor Millais, es de aguas melancólicas; nada que ver con el Ebro, que es de aguas joteras. O sea que cada río tiene su propio carácter y los hay tímidos o extrovertidos, taciturnos o vociferantes. Pero, frente a tan bulliciosas aguas, Celine X sigue leyendo absorta, mientras yo la miro y me entretengo haciendo psicología fluvial. En toda exposición, ya sea internacional o universal, hay alguien que se trae su propio pabellón en la maleta: Celine se ha traído uno igualito al castillo de Elsinor, donde parece que todavía vive un príncipe de corazón dañado.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"