28/06/2008

Motregen

imagenAl principio, nada más entrar en el pabellón de Bélgica, me sentí decepcionado. Estaba convencido de que todo él iba a ser de chocolate. De chocolate blanco, el techo; y de la variedad "80% de puro cacao", las paredes y el suelo. Pensaba que también habría un aroma persistente a trufa y a almendra amarga. No es así. La gran atracción de Bélgica es una muestra del paisaje de los Países Bajos con siete variaciones climáticas reales, que se dan, una tras otra, en tan sólo 12 minutos. El sol, la niebla, la lluvia, la tormenta, etc. En el etcétera, está el calabobos o chirimiri u orvallo que, en neerlandés, se dice "motregen". Me gusta esa palabra, que a mí me suena a bombón de avellana, pero que significa "lluvia-polilla". Me quedo delante de ese paisaje, viendo cómo llueve y esperando que Milou salga del fondo y venga corriendo hacia mi porque me haya confundido con el capitán Haddock. Eso no ocurre, otra decepción, y camino hasta encontrarme al mismo Marat (el del cuadro de David) en su bañera de siempre, escribiendo metáforas en el agua mientras espera que Carlota Corday llegue y le apuñale en plena Revolución Francesa. imagen
       El pabellón belga ha elegido ser poético como otros han elegido ser turísticos o gastronómicos. Les alabo el gusto, pero una queja: no se oye la voz de Jacques Brel cantando "Le plat pays" o "La bière". Uno es que es fan de Brel y se sabe la letra enterita de "Ne me quitte pas". Vale, pensando en Brel y en su afición a la cerveza, me voy al bar del pabellón, donde sirven siete cervezas de barril. Me pido una Bavik, que sabe a flores al principio pero que se vuelve amarga al final. A mi lado, en la barra, está Carlota Corday tomándose una Chapeau Kriek, que es de guindas. Ella me dice, como si nada: "Ésta es la última cerveza que tomo, que tengo que matar a un hombre antes de que acabe su baño". Ajenas al drama que se avecina, dos señoras de Brujas hacen encaje de bolillos a las puertas del pabellón. Y dentro, sigue cayendo el "motregen".

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"