03/07/2008

Un brazo imprevisto

A las 11 de la noche, Fiona, una licenciada en Geología por la universidad de Manchester, acaba de darle un beso debajo de la oreja a su novio Mike, jefe de la sección de congelados de un supermercado. Felices, esperan el comienzo de "El Hombre Vertiente" en la Plaza de Inspiraciones Acuáticas, que está, por si no lo saben, como metida en un molusco tipo vieira. La parejita inglesa ha preferido estar de pie a sentarse en las gradas; les va el jaleo, sin duda. Empieza el espectáculo, con el aforo completo, y un potente foco ilumina a alguien del público como anuncio de que ahí precisamente va a caer agua. La gente corre de un lado para otro para evitar el remojón y pasárselo pipa. Al poco, se hace la oscuridad para iluminar tan sólo el escenario. Jadeante por la excitación del juego, Fiona acaricia el brazo de su novio; lo acaricia, pero, de repente, nota que ese brazo, que ella conoce tan bien, se ha vuelto extrañamente peludo. Tino, un oscense que trabaja en mantenimiento de ascensores, nota como una extranjera le acaricia el brazo con insistencia. Sus miradas se cruzan y ella, colorada, se aleja como puede en busca de Mike.
        imagen
       Mientras tanto, al Hombre Vertiente le empieza a salir agua de todas partes. Es un tema íntimo, pero todos sabemos cuál es el circuito de los líquidos en el cuerpo humano y sus vías de entrada y salida. Al Hombre Vertiente, el agua le sale del corazón, de los dedos o del ombligo. Expresa muy bien la idea de que el hombre es todo de agua (¿de grifo?) y que sin ella, se convertirá en lagartija. Fiona (a la que se le ha quedado el móvil sin carga) no ha disfrutado nada del espectáculo. A la 1 de la madrugada, vaga inquieta por una Expo atestada de gente. Su novio, digámoslo de una vez, se está quedando sopas sobre la hierba a la orilla del río, después de fumarse algo parecido a un cigarro, muy lejos del sitio donde está ella. Quien sí está cerca, y muy sonriente, como a dos metros detrás de la chica, es Tino, un mantenedor de ascensores...

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"