10/07/2008

Narciso en la Expo

imagen
       Hola a todos. Una escritora de novelas históricas, Magdalena Lasala, presenta a imagenLuis Alberto de Cuenca, que es un poeta con un curriculum lleno de publicaciones y de cargos públicos (Secretario de Estado de Cultura durante el gobierno de José Mª Aznar, sólo un ejemplo) y que va a hablar sobre Poesía y Agua. La señora Lasala, ejem, comete, en mi opinión, un error; dice que "el acto es de los que van a dejar huella". Bueno, esto no se debe decir nunca al comienzo de nada porque puede crear expectativas exageradas en los asistentes. De hecho, el acto consiste en que don Luis Alberto abre un libro, que publicó en 2003 por encargo de la Comunidad de Madrid, que contiene una antología titulada "Poetas del Agua", y se pone a leer poemas escritos desde la Edad Media hasta el siglo XX. Lee muy bien aunque baja mucho la voz en algunos versos, como si hablar bajito aumentara la fuerza lírica de los poemas. La señora que tengo a mi lado me pregunta "¿Qué ha dicho?". No puedo satisfacerla porque 1) servidor también ha tenido su momento-sordera y 2) aunque hubiera oído perfectamente, uno no repite en voz alta las metáforas alambicadas del Barroco, que queda como raro.
       Precisamente del Siglo de Oro, es un soneto de un poeta que no conocía, el sevillano Juan de Arguijo. Es un soneto muy chulo sobre Narciso. El tema es que Narciso veía en el río a un pavo que le ponía a cien; tanto le ponía, que se lanzó al agua "para poseerlo" (según palabras del conferenciante). Como todo el mundo sabe, el pavo en cuestión era el reflejo de él mismo. Muy excitado, o muy tontorrón, Narciso trata de "poseer" la imagen del guaperas y se ahoga. Arguijo lo cuenta así:
       
       "Crece el insano ardor, crece el engaño
       del que en las aguas vio su imagen bella;
       y él, sola causa en su mortal querella,
       busca el remedio y acrecienta el daño."
       
       La pregunta, al final, es si el acto ha dejado huella, como prometía Lasala. No, pero a mí me ha descubierto a un poeta. No es poca cosa. Nos vemos.

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"