13/08/2008

La naranja mutante

imagen Eclipsado por pabellones como los de Japón o Marruecos, el de Castilla-La Mancha es de lo mejorcito que hay. Con decirte que, nada más entrar, aparece Don Quijote y nos habla del ingenio de los castellano-manchegos para sacar partido del agua escasa. Es verdad, estamos en una tierra rebosante de talentos: desde el astrónomo Arzaquiel hasta el político José Bono. En el siglo XI, Arzaquiel construyó unos relojes de agua (o clepsidras) a las afueras de Toledo, que funcionaban exactas con respecto al crecimiento, o menguante, de la luna y José Bono, qué les voy a decir que no sepan, ha inventado un lenguaje político único, tan popular como avasallador. ¿Por qué nombro a Bono si no sale por ningún lado en este pabellón? Pues porque su espíritu sigue impregnándolo todo aunque ya no sea presidente de su comunidad. Bueno, ahora mismo vamos a hablar de las naranjas Bono, que no son mecánicas, sino mutantes.
       De los tres audiovisuales que se ven aquí, el segundo trata del trasvase Tajo-Segura, que se nos presenta, uff, con una vieja filmación en blanco y negro del NODO (un trasvase muy franquista, pues, si no entendemos mal) pero el momento álgido es cuando, con el lema de "Agua para todos pero no para todo" escrito en pantalla, una bonita naranja, todavía en el árbol, se transforma en una pelotita de golf. Sí, señor, ¡ése es mi Bono!, el que estaba echando en falta, en plan Spielberg, haciendo efectos especiales con demagogia sensurround.
       Un momento, que a lo peor no se me entiende: no estoy hablando de política sino de maneras de decir las cosas, o sea, de estética y de retórica: el espíritu de Bono en la Expo, aunque tenga toda la razón del mundo, no renuncia a la demagogia, que es el lenguaje de los que no tienen razón. No sé por qué se desea tanto ser víctima del propio estilo. Todo un misterio. imagenY hay una tercera película: un largo paseo en tres dimensiones por las maravillas de Castilla-La Mancha, que son muchas. Es perfecta técnicamente pero no puede competir con la anterior a causa de esa impactante escena de la naranja mutante. En serio, ni en Buñuel podríamos encontrar una parecida.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"