09/09/2008

Diques y tulipanes

imagen
       Siempre he querido vivir dentro de un cuadro de Vermeer y así pasar las tardes cerca de una ventana, jugando al ajedrez o charlando mientras la luz del sol dibuja un paraíso de pura intimidad en el interior de la habitación. No es extraño que los pintores holandeses del s. XVII convirtieran en oro el espacio doméstico, como una reivindicación de lo humano, pues Holanda es un país absolutamente abierto a la naturaleza y a merced de ella. En él, la naturaleza es principalmente líquida, agua que está por encima de las cabezas de sus habitantes.
       En el pabellón de Holanda se reproduce un dique de contención, símbolo de la relación estrecha y difícil entre el mar y el país, que se dan y se quitan terreno y poder el uno al otro intermitentemente. En la noche del 31 de enero al 1 de febrero de 1953, se rompieron los diques y más de 1.800 personas murieron sepultadas por el agua. A partir de entonces, Holanda se convirtió en un país de ingenieros que buscaban un pacto entre el mar y la tierra, una especie de acuerdo amistoso entre fuerza e inteligencia. El mensaje que se transmite en Zaragoza está claro: nunca contra el agua sino con ella. Y, como en el judo, la victoria es para quien utiliza en su provecho la agresividad del contrincante.
       Hola a todos. Estoy, como saben, en el pabellón de Holanda viendo una película sobre diques, tulipanes y molinos. Me interesa saber a que lado del dique estoy y descubro que estoy en el lado del mar, o sea que como suba la marea se me lleva. En la peli sale la "joven de la perla", esa criadita que enamoró a Vermeer y que se hizo todavía más famosa en la piel de Scarlett Johansson en un film de Peter Webber (2003), que transcurre en la ciudad de Delft. En Delft hacen una cerámica blanca y azul guapa de verdad. Me extraña que el pabellón de Holanda no tenga una tienda para venderla, porque en Aragón entendemos mucho de cerámica y la apreciaríamos. También echo en falta un canal con puentes y un circuito de bicis holandesas, que son toda una lección de desarrollo sostenible aunque no tengan frenos. Se frena poniendo el pie en el asfalto. El pie es una energía alternativa a tener en cuenta. ¿Ya estoy desvariando? Vale, lo dejo pues. Nos vemos.
        imagen

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"