11/09/2008

El Jardín de las Delicias

imagen
       Por fin se ha emitido un comunicado oficial sobre los temblores, acompañados de ruido y vibraciones, procedentes del Pabellón Puente, que se han sentido durante la última semana. Lejos de cualquier previsión, el puente está abriéndose, dado que es un gladiolo. Nadie imaginaba que el componente vegetal dominara al arquitectónico pero así ha sido. La preocupación es evidente con respecto al periodo en que la flor vaya marchitándose. No te digo nada la que se puede montar cuando empiecen a caer los pétalos.
       En el río, muy cerca del puente de Santiago, un hombre corpulento de barba y pelo canos, vestido con traje de mil rayas y corbata, avanza lentamente en una vieja barca de madera, remando con evidente esfuerzo.
       Los pingüinos que habitan la cúspide del Iceberg se están reproduciendo a una velocidad alarmante y colonias muy numerosas están invadiendo las zonas sombrías y húmedas de la Expo, causando grandes molestias a los visitantes y a los trabajadores. Han ocupado ya tres de los servicios, de donde resulta casi imposible echarlos. Se calcula que en estos momentos hay 2'4 pingüinos por cada diez personas dentro del recinto.
       En el río, el hombre corpulento de barba y pelo canos, que recuerda mucho a un alcalde que fue ministro, ha encallado con su vieja barca de madera a unos cinco metros de la orilla. Con signos evidentes de fatiga intenta mover la embarcación sin éxito.
       Lo que parecía una simple rotura de tubería en la Torre del Agua ha desembocado en una preocupante situación a la que técnicos del Ayuntamiento no pueden encontrar respuesta. De manera aleatoria, están naciendo manantiales en distintas plantas de la Torre. El agua, que baja abundante y a gran velocidad por la rampa, está inundando los terrenos adyacentes.
       En el Ebro, el hombre corpulento de barba canosa está de pie en su vieja barca encallada y pide auxilio desesperadamente moviendo los brazos. Por el centro del río, pasa una moderna lancha. En ella va un señor regordete, formalmente vestido y que recuerda mucho al actual ministro de Economía. Él ve al hombre de la barca haciendo aspavientos; lo ve, sí, pero cree que forma parte del gran espectáculo de la Expo y sigue adelante como si nada pasara. jmheraldo@hotmail.com

Este artículo pertenece a la sección "EL GRIFO los artículos de la EXPO2008"