12/12/2004

El ascensor

Un caballero de Bilbao se encuentra esta semana en Zaragoza por asuntos de negocios y se aloja en un hotel de máxima categoría. Después de comer y sin más obligaciones, la tarde se presenta agradable: una siestecita, un paseo y algunas compras. Pasa deprisa por delante de recepción y se mete en el ascensor. Inmediatamente detrás de él, se mete una mujer bellísima, muy elegante, con una falda roja tipo tubo y medias negras con costura. Sus largas piernas acaban en unos zapatos de tacón de aguja que las hacen más largas todavía. El caballero de Bilbao se turba un poco ante tanta belleza. La mujer le mira fijamente y, nada más arrancar el ascensor, se abalanza sobre él y, ¡glups!, le besa en la boca. El beso dura unos 20 segundos. El ascensor se para en la cuarta planta y la mujer, que despide un olor carísimo a hierbas de Provenza y maderas de Madagascar, sale, no sin antes susurrar: "Habitación 412. Dentro de una hora. Ven." Aturdido, mareado, el caballero de Bilbao sube hasta su habitación en el sexto piso. Se quita la chaqueta porque suda. La chaqueta parece que pesa menos. ¿Dónde está la cartera? Busca la cartera. Su cartera no está. ¡Las tarjetas de crédito, el carné de la sociedad gastronómica, unos quinientos euros! No es posible lo que está pensando. Corre a la habitación 412. Aporrea la puerta. Le abre una familia de Vigo. La señora es muy habladora: "Vamos a pasar la Navidad con mis hermanos, sabe, que viven en Barcelona. Pero hemos parado en Zaragoza para ver a la Virgen. ¿Está usted bien?". El señor de Bilbao se pone a sollozar y la señora de Vigo se apura un montón.
       
       Mientras, en la planta baja de unos grandes almacenes, una mujer muy elegante con una falda roja, etc. acaba de comprar dos pares de medias de Dior y un frasco grande de perfume francés. "Se nota que usted sabe apreciar los perfumes", le halaga la dependienta. "Sí, me gustan mucho... pero no tanto como los ascensores". Bueno, yo quería escribir un cuento de Navidad, pero me ha salido esto. Nos vemos
       

Este artículo se publicón con el título "Tiempo de compras". El caballero de Bilbao ya apareció por Zaragoza en diciembre de 2003, en la crónica "Tarde de compras".

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"