23/11/2008

Dolorosa cúpula

imagen
       Por fin se inauguró la cúpula de la Sala XX del Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra y su autor, el pintor Miquel Barceló, está triste de ponerse a llorar. La cúpula, según él, "representa la unión absoluta de contrarios porque es a la vez un mar y una cueva". En cambio, al ministro Moratinos le hace pensar en "la complejidad de la globalización" mientras que a Zapatero le sugiere "multilateralismo". Como si estas opiniones no fueran suficientes, Pablo Motos (El Hormiguero, La Cuatro), al ver la cúpula en una gran pantalla, exclamó: "¡¿Pero quién ha estornudao sobre el Titanlux?!" Vamos a ver, que una obra de arte sugiera por igual "multilateralismo" y "estornudo" no debe sorprendernos; es muy difícil decir algo sensato sobre un tipo de pintura que pretende, principalmente, desencadenar emociones. Personalmente, creo que si la emoción que sientes es algo como "globalización" o "multilateralidad", es preferible callarse. Pero... ¿está triste Barceló porque no se ha entendido su obra? La respuesta es NO. Yo sé lo que le pasa. Se lo explico.
       La sala XX de la ONU ha costado 20 millones de euros; medio millón de los cuales procede de un desvío del Fondo de Ayuda al Desarrollo. O sea que a Barceló, que es muy progre, se le ha pagado con dinero de los pobres. ¿En qué proporción? No ha sido fácil saberlo: en una entrevista de la semana pasada, se niega a contestar cuánto ha cobrado por su cúpula. Dice, ¡glups!, que eso no es asunto suyo. Pero, al final, por terceros nos hemos enterado de que el pintor se ha embolsado 6 millones de euros (el Titanlux aparte).
       Servidor, que fue progre hasta hace poco, comprende que Barceló ahora lo esté pasando fatal con un complejo de culpa que le sale por las orejas. Miquel, escúchame, te habla un excombatiente de Mayo del 68. Ese dolor moral sólo se soluciona de dos maneras: 1) restituyendo lo que es suyo al Fondo de Ayuda al Desarrollo o 2) dejando de ser progre. Sé qué opción vas a elegir pero, por favor, confírmamelo.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Las noticias me matan"