07/12/2008

Ricardo Moreno, a pie de pizarra

imagen
       Hola. Un grupo de padres de un instituto de Zaragoza está recogiendo firmas para que los exámenes de septiembre sean en septiembre y no en junio. Esto, de entrada, suena raro pero no lo es. Los exámenes de septiembre han existido siempre para los alumnos de Bachillerato pero no para los de la ESO (los de 12 a 16 años). En 2004, se dispuso que estos alumnos recuperaran esas pruebas para que pudieran reducir el número de suspensos antes de pasar al siguiente curso. Hasta aquí, todo se mueve dentro de la lógica. Pero se permitió a las comunidades autónomas decidir el mes de esos exámenes (o junio o septiembre) y la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón optó por junio. La entonces consejera, doña Eva Almunia, ahora ascendida a Secretaria de Estado, justificaba la medida por vía ideológica: realizar la prueba extraordinaria en septiembre sólo favorecería a las familias de más ingresos, que podrían permitirse un profesor particular para sus hijos en verano. O sea que lo mejor, en términos de justicia social, era que los chavales se examinaran de las asignaturas suspendidas ¡tan sólo una semana después de haberlas suspendido! Sin duda, se trata de un razonamiento tan progre como absurdo que, de tenerlo escrito, se lo habría enviado inmediatamente a Ricardo Moreno.
        Recordemos: él es el autor del muy celebrado "Panfleto antipedagógico". Profesor de Matemáticas en un instituto, recogió en ese libro sus reflexiones sobre el desastre educativo que se estaba produciendo en España en nombre de un progresismo que igualaba a todos los alumnos bajando el nivel hasta extremos preocupantes. Su "Panfleto" (cada día que pasa, más actual) fue un alivio para muchos profes, que vieron sus propias ideas sobre la situación en las aulas claramente expresadas por escrito. Ahora, Ricardo Moreno acaba de publicar, con prólogo de Eduardo Mendoza, "De la buena y la mala educación. Reflexiones sobre la crisis de la enseñanza" (editorial "Los libros del lince"). Siempre a pie de pizarra, con pura sensatez, va desmontando los grandes conceptos con que se ha justificado la política educativa que padecemos. Otra vez es un placer leerle, en serio.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escrito con tiza"