28/12/2008

Los Premios Rinconete

imagen
       A pocas semanas para la ceremonia de entrega de los Oscar, pienso que ya no queda profesión que no otorgue sus galardones a los que se distinguen dentro de su propio gremio. Los procedimientos de la muy famosa Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos han sido imitados, con más o menos pompa, por músicos, arquitectos, periodistas y un largo etcétera. Pero que yo sepa no existe un premio que distinga la excelencia entre los delincuentes. Seamos justos: la delincuencia es una profesión muy antigua que, aunque arrastre una pésima fama, da de comer a mucha gente. Basta con ver un solo telediario para comprobar la importancia de los infractores del código penal: se les dedica el mismo tiempo que a los futbolistas, que ya es decir. Por eso, creo que la Academia de las Artes y las Ciencias del Delito debería instituir (y aquí voy yo y doy la idea) los premios Rinconete. Rinconete, cuyo nombre real era Pedro del Rincón, fue un ladrón de poca monta que alcanzó gran fama como personaje de una novela de Miguel de Cervantes.
       Esa noche de entrega de los Rinconetes, me imagino a los invitados llegando en limusinas blindadas a una antigua sala de fiestas de Brooklyn, entre excepcionales medidas de seguridad y prohibición absoluta de acceso a los fotógrafos. El triunfador de 2008 es... ¡Bernard Madoff!, que recoge el premio a la mejor estafa (37.500 millones de euros), al engaño más duradero (40 años) y al timo con víctimas más ilustres (entre las españolas, don Emilio Botín y Alicia Koplowitz, por ejemplo). Madoff es un caballero elegante y discreto, con un look muy alejado del mafioso tradicional, que ha engañado, con el truco clásico de la pirámide, a gente muy experta en finanzas. A mi abuela, no le habría engañado, seguro que no. Mi abuela repetía sin cesar dos máximas: 1) "Lo importante es que haya salud" y 2) "Nadie da un duro a cuatro pesetas." Es muy importante tener abuela y, sobre todo, escucharla; es mi conclusión. Nos vemos.
        *La imagen corresponde a una obra del pintor Roberto González Fernández. Ver en enlaces.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Las noticias me matan"