22/02/2009

Una tarde con Audrey Hepburn

imagen
       Los cinéfilos ingleses acaban de declarar a Audrey Hepburn la actriz más guapa de la historia de Hollywood. Hace cinco años, un "tribunal de expertos" en Australia la declaró la mujer más guapa, no del cine, sino del mundo. Hay unanimidad, pues. Hola, hoy es martes y Fernando Gracia, crítico cinematográfico, rinde homenaje a la Hepburn en el Ámbito del Corte Inglés. No se le ocurre mejor cosa que proyectar "Dos en la carretera", de Stanley Donen. Le alabo el gusto pero no me parece apropiada esta película sólo tres días después de la festividad de San Valentín. Aún se oyen los besos y el tropezar de las tiernas miradas al cruzarse, aún no se han quitado los corazones rojos de los escaparates y tenemos que ver en la pantalla una ácida historia sobre la descomposición del amor en una pareja en sus viajes a lo largo de 12 años.
        En el cine, el amor ha sido siempre un tema dominante pero en su vertiente más gozosa, menos problemática; más rara ha sido la visión de la felicidad matrimonial en tanto que producto perecedero. Aunque aquí llora y se enfada, Audrey Hepburn irradia luz junto a Albert Finney por las carreteras de Francia como antes lo hizo junto a Gregory Peck sobre una Vespa en "Vacaciones en Roma" o junto a Georges Peppard en "Desayuno con diamantes". Fue esta película la que la convirtió definitivamente en un icono del cine; basta con mirar el cartel: Audrey, con un ajustado vestido negro, sostiene a su gato en un hombro mientras fuma con una boquilla extralarga. Ya no se puede fumar en los carteles de cine ni en las mismas películas ni en casi ningún sitio, pero ahí sigue ella desafiando, sin saberlo y hasta el fin de los tiempos, la corrección antitabaco. Todo se le perdona por su encanto, que residía en una ingenuidad que no ocultaba la fuerza de su carácter, al contrario de Marilyn Monroe, su rival icónico, también una ingenua, sí, pero que transparentaba una personalidad vulnerable.
        Hoy es martes y en la pequeña sala del Corte Inglés, una pareja ríe, se besa y se tira los trastos mientras viaja por Francia. Cuidado con los viajes, que ponen a la gente en tensión; cuidado con el amor, que es frágil por naturaleza, nos advierte una actriz de ojos almendrados y cuello largo, que ahora tendría 80 años pero que sigue siendo la más guapa. Nos vemos.
       imagen

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"