20/02/2005

ARCO: Arte en venta

Hola. ARCO es una feria en la que se venden cuadros. Las ferias son lugares donde se juntan los comerciantes de un mismo ramo alguna vez al año; es decir, una feria es mogollón de tiendas de lo mismo. En ARCO, hay doscientos o más galeristas que ponen precio al arte, que siempre se nos ha dicho que no tiene precio, ya ves. Y hay tropecientos mil visitantes. Los visitantes se dividen en cuatro clases, de mayor a menor importancia: A) los inversores, B) los coleccionistas, C) los artistas y D) los que hacemos bulto. Invertir en arte o en antigüedades tiene su punto porque da un toque de clase que no dan las Letras del Tesoro, está claro. Los tiburones del gran capital lo saben y no salen de ARCO sin haber comprado, por ejemplo, un Tapies. Así que a los galeristas se les cae la baba con ellos, naturalmente.
       Una señora muy elegante observa un Picasso, que es, creo yo, el pintor más moderno de la feria. Junto al Picasso hay un caballero segurata, que no pestañea, permanentemente. La señora mira el Picasso pero finalmente opta por comprar el caballero segurata. Esto no tiene nada de extraño porque una de las tendencias de ARCO 2005 son las figuras humanas de poliéster a tamaño natural, como una de la soldado England tirando de una cadena atada al cuello de un prisionero iraquí. Los artistas jóvenes miran esta escultura y se preguntan si eso, glups, es lo que habrá que hacer para triunfar, pero tienen sus dudas. Mientras, una pareja de coleccionistas se interesa por un pequeño dibujo de nosequién. La galerista le dice "seis". ¿Euros? No. Me he dado cuenta de que decir la palabra "mil" es de mal gusto. Nunca se dice "mil" en ARCO. A todo esto, el caballero segurata carraspea desesperadamente porque ha visto que el galerista estaba dispuesto a venderlo. Y la señora elegante, decepcionada, va y se compra un cuadro de toros, que cuesta sólo 21 (mil), del pintor realista Moreno Meyerhoff. En una feria de arte de vanguardia, las escenas taurinas se agotan. Aquí pasa algo raro. Vale, nos vemos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"