03/10/1998

Hanif Kureishi. Amor en tiempos tristes

Hanif Kureishi. Amor en tiempos tristes. Traducción de Mauricio Bach. Anagrama. Barcelona, 1998. 278 páginas. 2.300 pesetas.
       
        La década quemada
       
        La señora Thatcher fue muy mala: recortó radicalmente los gastos sociales en educación, en sanidad y en vivienda y con mano de hierro puso a todo el mundo en su sitio, a los desempleados los colocó en aceras y portales y a los ricos, fueran nuevos o no, les hizo pasearse mucho por la bolsa y sentarse en cafés al estilo francés para que les saliera un rostro de felino cruel pero continental. Por las calles de Londres, durante los 80, se movían ejercitos de muchachos sin hogar, mientras que los estudiantes concienciados celebraban que, de nuevo, volvía a haber motivos para la actividad política. A la vez, surgieron el movimiento okupa y la marcha nocturna de discoteca technopsicodélica, la del rave y el speed. Acabada la época Thatcher, la marea, que anunciaba oleajes más calmados, dejó en la playa multitud de cadáveres. De estos cadáveres y de los supervivientes hablan los diez relatos que componen Amor en tiempos tristes, la tercera obra larga de Hanif Kureishi.
        De origen pakistaní, este autor se reveló como un excelente testigo de la moderna inglaterra interrracial con El Buda de los suburbios; como suele ocurrir, con su segunda novela, El album negro, se dió, o le dieron, el tortazo. Tampoco ha sido muy bien recibido por la crítica inglesa Amor en tiempos tristes, aunque, situado el lector lejos de aquel bosque isleño, pueda apreciarse la calidad de estos relatos nostálgicos y desesperados sobre el ajuste personal a los nuevos tiempos de aquellos que lo vivieron todo en los 80.
        En la primera narración, que da título al libro, ya se establece el espíritu de todo el volumen: Jimmy le da mucho al alcohol, a las mujeres, a las drogas y a la nada; vive en una casa de okupas y se ha convertido en un experteo del fracaso , pero, por suerte, tiene un amigo que no deja de acudir en su ayuda: Roy, un triunfador, rico, felizmente casado, que supo cambiar a tiempo la cresta rojiza por la ropa de Armani. Roy envidia secretamente a Jimmy, que es una imagen de lo que el pudo ser, infeliz pero coherente con las ideas de su juventud, mientras que Jimmy se siente frustrado, castigado por la imagen de su amigo, que se ha salvado, como él podría haberlo hecho, de la década quemada. El mismo enfrentamiento de sentimientos y actitudes reaparece de una manera sutil a lo largo de toda la obra para surgir contundente y violento en Ultimamente, una recreación de un cuento de Chejov: una fiesta entre amigos acaba en una pelea en la que un autocomplacido fracasado se enfrenta, con un tobillo roto y cierto delirio suicida, a un nuevo rico. El cuento metaforiza la lucha de clases de inspiración thatcherista, en la que los que están dentro del sistema no quieren pagar ni un sólo impuesto que pueda favorecer a los que están fuera de él.
        Otras historias conducen estos desajustes y estos resentimientos hacia el ámbito personal, hacia las relaciones de pareja como "D’accord, baby" o familiares como Mi hijo el fanático o Con tu lengua. En Las moscas o en El cuento del zurullo, Kureishi se despega del realismo formal y tira por caminos del surrealismo. En casi todas ellas, el escritor tiene problemas de fluidez narrativa y en más de una ocasión la trama avanza a trompicones pero es excelente en la creación de tipos y en la captación de ambientes y es eficaz para la escritura de diálogos pero poco hábil para las descripciones, que suele evitar. Pero lo que queda demostrado es que es un cronista excepcional de los tiempos que le ha tocado vivir y que guiado siempre por la creencia de que la política, la estética y la propia vida—el yo social y el yo de piel adentro—son una misma cosa, sabe utilizar la escritura para iluminar almas de antihéroes y desconciertos de naufragos a ambos lados de la riqueza.
       
       Juan Marín. Publicado en El País / Babelia p. 10. 03/10/1998

jmheraldo@hotmail.comEl País | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escritores anglosajones"