09/01/1999

Jesús Torrecilla. Tornados

Jesús Torrecilla. Tornados. Lengua de Trapo. Barcelona, 1998. 197 páginas. 1.950 pesetas.
       
       Imágenes americanas
       
       Residente en Estados Unidos desde hace más de una década, el cacereño Jesús Torrecilla ha ganado el último premio Lengua de Trapo con una novela muy americana. Se trata de un melodrama de vieja estirpe centrado en los encuentros y desencuentros entre una actriz en decadencia, Patti Loreal, y un veinteañero al que le gusta fotografiar tornados desde una distancia excesivamente corta. Este joven es el héroe del relato y responde al estereotipo del chico honesto y duro, de mucho sentimiento y mucha adrenalina cuyo equivalente visual estaría entre Mickey Rourke y Lorenzo Lamas. Y es que este tipo de referencias surge con naturalidad porque la novela es muy cinematográfica por no decir muy televisiva: está articulada en episodios independientes y los personajes son sobre todo conductores de las situaciones que constituyen el núcleo de cada episodio. El resultado es un melodrama frío, siendo la frialdad un elemento sumamente peligroso para un género que exige cierto descontrol de las emociones. A ello contribuyen la falta de carne literaria en los personajes y la perspectiva múltiple que se ha elegido para narrar los hechos. De Ray, que "no se entusiasmaba con nada si no veía algún peligro", nos habla un amigo o una amante y la misma vía de conocimiento se sigue para Patti y el resto de mujeres en torno al galán.
        Torrecilla acierta en el retrato de un paisaje californiano de perspectivas desoladas, bastante inhumano si lo comparamos con, por ejemplo, el extremeño. Las playas desiertas, las autopistas, las casas aisladas guardadas por vigilantes de gatillo fácil son algo más que una escenografía y se convierten en la realización plástica de una moral. Las personas aquí tienen un código de comunicación muy elemental a través del sexo o la violencia: pueden hablar de los demás pero no saben decirse nada cara a cara. El autor ha sabido captar bien el espíritu de esa nueva américa tan influida o tan absorbida por los medios. En el primer capítulo ya se nos dan algunas claves: un matrimonio se enzarza en una discusión casi eterna sobre algo tan fundamental como la elección de un televisor. Y la novela se resuelve finalmente con un giro también de pantalla: la historia de Ray y Patti es contada a una mujer en Madrid a medida que la misma realidad la dicta a través del correo electrónico.
        Jesús Torrecilla, autor de ensayos y profesor de literatura, ha sido ambicioso en su primera novela y quizá sea esta ambición la que ha provocado el desajuste innegable entre el material elegido—una historia de amor tórrido—y el enfoque conductista de la narración. Por eso el lector nunca sabe bien si debe establecer una relación emocional con lo que se le cuenta o analizarlo desde un punto de vista teórico. Pero Tornados es sólo una primera novela y como tal un excelente ejercicio de pruebas, en el que se dan cualidades suficientes para esperar obras más afinadas del autor.
       
       Juan Marín.Publicado en El País / Babelia p. 7. 09/01/1999

Este artículo pertenece a la sección "Escritores en lengua española"