07/06/2009

LA GRANDEUR

El dueño de la casa ha preferido sentarse en un extremo del sofá. En un sillón, está su amigo, confidente y asesor TX. "Si te he dicho que vinieras esta tarde a casa es porque he tenido una idea que quiero contarte. Bueno, más que una idea es un sueño. Eso, tengo un sueño. I have a dream." El amigo sonríe y dice con confianza: "Uf, me das miedo, la verdad. Venga, te escucho". De un lugar alejado de la casa, llega el sonido de un piano; alguien está interpretando un conocido nocturno de Chopin. "Mira, te cuento: quiero hermanar el río Ebro con el Sena. Igual que se hermanan ciudades, mi proyecto es hermanar ríos. Grandes ríos, grandes ciudades. Ese podría ser el eslogan. Ya me imagino el videoclip promocional: un bateau mouche pasa por debajo de los puentes del Sena pero uno de esos puentes es... ¡el de Piedra! Además, se ven los monumentos de París pero... donde estaba Notre Dame, ¡ahora está El Pilar! Y viceversa: el alcalde de París puede hacer lo mismo y filmar nuestros barcos surcando el Ebro y que, en vez de la Torre del agua, se vea el Centro Pompidou." TX, su amigo y asesor, calla tratando de asimilar lo que ha oído. Después de unos segundos, musita: "Es novedoso. Pero antes, hay que dar prioridad a la Expo-Paisajes de 2014, me parece." "Si, por supuesto," asiente el anfitrión, "pero hay que ir pensando en cómo vender la idea a la prensa, que me está chinchorreando continuamente. Porque yo creo que lo de Expo-Nabo no es una cosa de la gente sino de algunos periodistas. Haga lo que haga, se me pone verde; por los nuevos nombres de las calles o porque se draga el Ebro o por lo que sea ¡Ni a Miterrand se le criticó tanto con lo de la pirámide en medio del Louvre!" TX trata de tranquilizarle: "¿Sabes qué pasa? En España, no se admite la grandeur de los franceses, la ambición de hacer Historia..." Siguen llegando las notas de un piano, pero ya no es Chopin sino un clásico latino, quizá Siboney. El anfitrión retoma la palabra: "¡De grandeur, nada de nada! Aquí dices que quieres hermanar el Huerva con un afluente del Danubio y te sueltan que lo primero que hay que hacer es limpiar las acequias..." El asesor asiente silencioso y escucha la orden final: "Oye, gracias por venir. Bueno, ve encargando lo del videoclip del bateau mouche...
       
       Si te ha interesado este artículo, puede que también te interese este, El jardín de las delicias , y este otro, Enfados municipales.
       
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"