20/07/2009

Palabras plateadas o Melodía de Arrabal

Hola. Con motivo del Día del Español, se realizó una votación para averiguar cuáles eran las palabras preferidas por los hispanohablantes. Resulta que la más votada fue "malevo", que es una palabra rioplatense y lunfarda, muy tanguera. Ya me perdonarán, porque canto muy mal, pero me van a permitir que entone una estrofa ahora mismo: "Barrio, barrio... / que tenés el alma inquieta / de un gorrión sentimental. / Penas, ruegos... / es todo el barrio malevo / melodía de arrabal". El lunfardo es una jerga carcelaria, inventada por los presidiarios para que sus guardianes no les entendieran, muy adecuada para escribir letras de tango, que, como género, nació en garitos oscuros y llenos de malevos que no dudaban en sacar su acero(navaja) por el amor de una linda pebeta(mujer)mientras rezongaba un fuelle (o bandoneón, si prefieren). "Malevo", parece ser, se aplica a un pavo valiente y chuleta que vive al borde de la ley y al borde de todo pero que es de buen corazón. Dicen que los malevos desaparecieron cuando el tango abandonó los garitos infames, pero la palabra, con su halo romántico, no sólo ha permanecido sino que es la preferida de los que hablan español en este joven siglo XXI.
        Escucho a Adriana Varela, que canta como nadie lo de "Barrio plateado por la luna ...". Y en la letra de este tango (de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera), sin ir más lejos, podemos encontrar palabras muy hermosas. Por ejemplo, "rumor", que con tanta simplicidad nos hace oír un ruido lejano. Y "beso", que es exactamente lo que indica, o sea, un beso, pues en la primera sílaba tenemos que juntar los labios y separarlos de golpe, soltando el aire con suavidad (cuidado, si nos pasamos de fuerza al soltar el aire, nos saldrá "peso", una palabra rotunda y menos cariñosa). También se dice aquí que el barrio tiene el alma inquieta y, qué casualidad, "alma" es una de mis palabras preferidas porque tiene un sonido casi imperceptible, que vuela. Sí, vuela; fíjense bien en ALMA... ¡la M tiene ALAs! En fin, Adriana Varela está terminado de cantar "Melodía de arrabal" y dice que al evocar su barrio, se le escapa un "lagrimón". Pero ¡qué bonito es el español, rediez!: cambiando muy poco una palabra tan delicada como "lágrima", nace otra que casi parece una tormenta. Y así es el tango: se empieza hablando de tipos duros como "malevos" y se acaba llorando. Nos vemos.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com
       
       **Si te ha interesado este artículo, puede que este también lo haga:Palabras guapas.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"