26/07/2009

El jugador portugués

Hola. En el Santiago Bernabeu y ante 80.000 aficionados, aparece el jugador portugués cuyo fichaje ha costado 94 millones de euros al Real Madrid. Entre el público, están Paloma y Pedro XC, un matrimonio muy madridista. Bueno, es curioso, pero en el momento más álgido, cuando el jugador se dirige a la masa, a Paloma le asalta una molesta visión, proyectada desde la zona más malvada de su cerebro: se abre la nevera de casa y ve, en medio de una luz cegadora, dos tomates, cuatro huevos y un paquete de salchichón empezado. La nevera propia es siempre el informe más actualizado y más veraz del estado de la crisis actual. Ahora, el futbolista está diciendo que ha cumplido su sueño de jugar en el Madrid. El público aplaude fuera de si pero Paloma XC tiene la mente en el interior de su frigorífico.
        Frente a una obra abandonada, dentro del hueco rectangular de lo que iba a ser la piscina de esa urbanización, dos pavos juegan a meterse goles con una pelota medio desinflada. Uno de ellos, con chancletas y un cigarro en la boca, dispara a la puerta de su contrario, señalada con dos latas de cerveza vacías. El tipo es zurdo y tiene innegable estilo para darle al balón. Su oponente encaja los repetidos goles con indiferencia pero el zurdo se está empezando a rallar: "Oyes, tronco, que a ver si estás a lo que estás, que te la he metido diez veces; que no haces nada para pararla... ¡Que esto es serio, cxñx!" El otro, como si no oyera, dice pensativo: "Si me pillo 85 euros, oyes, co, me compro la camiseta de Ronaldo. Está guapa que no veas..." Mientras tanto, el que va en chancletas y fuma ya le ha metido otra vez la pelota en la meta. Y con la izquierda. Lo dicho, este pavo es un figura.
        Raúl BG acaba de cumplir seis añitos y su padre destapa su regalo: en una cesta, se mueve simpático un pequeño boxer. El niño salta de alegría: "¿Cómo le vamos a llamar, papá?" El padre, mirando desafiante a su mujer, responde firme: "Se llamará Ronaldo. Este perro es un campeón; sólo hay que verlo." La mujer estalla: "¡Al niño, te empeñaste en ponerle Raúl y ahora, al perro, Ronaldo! Te estás pasando un montón". El boxer mira al niño, al padre, a la madre y decide ponerse a ladrar. Bueno, mejor marcharse de esta casa. Nos vemos.
       
        *Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"