10/10/2009

En bloque, al Plata

imagen
       
       Hola. A mi bloque vuelve el consenso después de un tiempo de desavenencias y esto se nota, sobre todo, en que el primero que entra en el portal aguanta la puerta hasta que pase el que viene detrás. Detalles así hacen la vida bonita, ¿no? Bueno, mi vecina Visi aprovecha este periodo de paz vecinal y propone que vayamos al Café del Plata para empezar las fiestas con buen rollo. OK, Visi, lo que tu digas. Doña Coro, que es muy rata, sugiere que se pague con dinero de la comunidad pero los demás nos negamos porque los del 8º no van a venir, que prefieren el bingo, como si no los conociéramos. Bueno, les cuento: ya estamos en el Plata, ocupando cuatro mesas. Y empieza la juerga: una señora rubia se ofrece voluntaria a cantar una jota. Su jota es picantona. Se le aplaude, pero uno de los artistas del local se pica y canta otra más picantona todavía: "Si te faaalla la viaaagra..." Y no sigo más porque a mi me leen niños. El artista tiene vozarrón y oído jotero, pero la estrella no es él; la estrella indiscutible es una vedette guapa y gordeta que canta canciones de fontaneros y transportistas. Mira, en eso se ve que el erotismo masculino no ha evolucionado nada, lo que se dice nada, desde el desembarco de Normandía y sigue muy centrado en los trabajadores manuales. Se desprecia obstinadamente el sexapil de los informáticos, de los dependientes de herbolarios o de los inspectores de hacienda, un poner. No es justo, tanto albañil y tanto butanero; si se pone imaginación, seguro que los currantes sedentarios pueden protagonizar canciones subidillas. De repente, salen al escenario tres escoceses al ritmo del himno del Nottingham Forest (una antigua canción gospel) y acaban levantándose el kilt, o sea, la falda de cuadros. Doña Coro pega un grito: "¡Ahhh, pero si enseñan el pito!¡Virgen santa!" La Visi le da un codazo intercostal: "¡Ya estamos llamando la atención! ¡Y por su culpa de usted, faltaría más!" En fin, qué poquito ha durado la paz. Pero sé que volveremos al Plata antes de que se acaben las fiestas. A petición de doña Coro, principalmente.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA del cuadernillo especial de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Fiestas del Pilar"