14/10/2009

Darwin con cachirulo

imagen
       Hola, estoy sentado en una terraza al aire de octubre. Para mi que está haciendo una tarde valenciana, que se oyen petardos no muy lejos. Además, de dentro del bar sale la voz de Nino Bravo. De Valencia era también Concha Piquer. Hay que hacer un remix de "Tatuaje" y que suene a todas horas por los altavoces de los autos de choque. Cuando yo era mozalbete, en los autos de choque sonaba "Estremécete", cantada por Los Llopis. Tal como están las cosas, me pido una horchata. A mi lado, un amiguete nuevo que me he hecho. Bueno, es que en fiestas me vuelvo muy sociable. Mi amigo es un señor bastante mayor, con pinta de sabio y cachirulo al cuello. Me dice que es inglés, nacido en Shrewsbury, y que se llama Charles Darwin. Le aconsejo que se pida una horchata. Hablamos un poco de las fallas y de las distintas maneras de preparar el arroz. Me gustaría hablar de las chufas pero no sé cómo se dice chufa en inglés. Me dice que está en Zaragoza porque conoció a unos de aquí en un pub de Londres y le invitaron a que viniera para los Pilares. En los pubs ingleses, la gente también se vuelve muy sociable. Dice que se lo está pasando bien pero que le molesta tanta bulla, tanta gente; que prefiere las islas Galápagos y la compañía de las tortugas, que son más calladas. Luego se me queja de los periodistas, de los de la tele y de los biólogos, que no paran de hacerle preguntas, y de unos curas que le persiguen para que firme un manifiesto en contra de las teorías evolucionistas. Nos hemos acabado la horchata y ahora nos pedimos una cerveza negra. Es como un concurso entre tipos raros.
        Frente a nosotros, sentados en el suelo, hay unos pavos adolescentes poniéndose finos de kalimocho. Beben y eructan, beben y eructan y así todo el rato. Para romper la monotonía, a veces hacen un ruido con la glotis como así: ¡aaagh!; no sé si lo imito bien. Le pregunto a don Charles si piensa que lo del botellón va a causar una involución de la especie. Me dice que es probable. "¿O sea que estos tíos pueden llegar a tener el cerebro de un mono cuando sean mayores?", inquiero. Darwin sonríe y precisa: "El cerebro de un mono tonto, que hay muchos monos muy listos". Nos hemos acabado la cerveza negra y nos pedimos una manzanilla con anís. Para mí, que el camarero nos recordará siempre. Nos vemos.
       Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA del cuadernillo especial de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Fiestas del Pilar"