06/12/2009

Juegos callejeros

Hola. Nada más entrar en el café de aquí abajo, me doy cuenta de que ha sido una equivocación. A veces, los días empiezan así, equivocándose y, a veces, esos días no se enderezan ya. A lo que iba: entro en el bar y grita mi nombre la única persona a la que no quería encontrarme, la Visi. Pues sí, ahí está mi vecina en medio de un selecto grupo de conocidos del bloque, todos enzarzados en el tema de las calles con nombres de videojuegos, esa propuesta para el futuro barrio zaragozano de Arcosur. El caso es que, no sé si motivada por una reciente carta de Ángel Hernández Mostajo a este periódico, la Visi está reivindicando los nombres de antiguos juegos. Apasionada, defiende las virtudes de la taba: "No sirve cualquier taba, no. Tiene que ser de oveja y con las caras bien marcadas, o sea, que se noten bien la tripa y el hoyico". Eli, la camarera, aporta nostalgia: "Pues mi madre guarda una caja llena de tabas, que se las pintaba con esmalte de uñas". Y Félix, el de la limpieza del Ayuntamiento, aporta erudición: "Dicen que a las tabas ya jugaban los romanos, fíjate si no se merecen una calle ni nada". Doña Coro ya no se aguanta: "¡Qué risa! ¡Calle de la Taba! Mira, habría que dedicar un barrio a la cocina española: calle de la paella, calle de la escalibada, calle del pisto..." La Visi le lanza una mirada de las que hunden: "Usted, Coro, siempre pensando en comida¸ faltaría más". Pero Jorge, quiosquero y excombatiente de Mayo del 68, se pone serio: "Y todo esto es a propósito de la consulta por Internet sobre nombres de calles para un barrio nuevo. Y el Ayuntamiento también ha consultado sobre qué color se prefiere para pintar un puente sobre el Ebro: ¿rojo, verde o azul? Ay, ay, qué poco se nos pregunta sobre las obras del tranvía o del metro... Se nos consulta sobre bobadas y vosotros mordéis el anzuelo y creéis que participáis en la gestión municipal. ¡Sois una panda de infelices, que no dedicáis ni un minuto a pensar!" Se hace un silencio y la Visi se le encara: "Escucha, Che Guevara, a mi no me arruinas el día. Yo sólo quiero montar una liga de tabas en el barrio, ¿te apuntas o no?". Como esto está subiendo de tono, lo mejor es largarse. Dicho y hecho. Nos vemos.
       
       La carta de Ángel Hernández Mostajo a la que me refiero se publicó en Heraldo de Aragón el domingo 29 de noviembre de 2009. Este es un extracto: "A la cola, a la cola. Si vamos a poner nombres de juegos a las calles, hay que ir por orden de antigüedad. Cuando no se conocían más pantallas que las del cine... los críos zaragozanos de la posguerra ya jugábamos a tú la llevas, churro-media manga-manga entera, tapacón, tacón, chapas, lo que haga la madre las hijas, taba, tonta, alfileres, huesos de alberge, descanso, mixtas (cajas de cerillas), estampas, pitos (de canicas, nada), baraja, pirulo... comba, tomate carrerilla, aro, oca, parchís, alto la valla, gurgu, carpetas, la colica del abadejo, ministros y ladrones, patinetas, mear lejos..."
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Visi, Rubén y otra gente de mi bloque"