15/02/2004

Goya no nació pintando

Hola. Los artistas existen. En realidad, suelen estar ocultos por las obras de arte que crean. Pero yo mismo conozco a unos veinte, entre pintores, escultores o fotógrafos. Los hay que visten de artistas y los hay que visten de Manolo Escobar. Los hay misántropos y los hay que son la juerga; unos viven de la pintura y otros viven del cuento. Son, en realidad, inclasificables. Es más, queremos que sean raros, distintos a nosotros, porque nuestro mundo es demasiado gris, aburrido y limitado. Y sabemos que sólo ellos pueden llevarnos más allá de nuestros límites a través de la inútil belleza, sin la cual no podríamos vivir.
       Crear belleza no es fácil, hace falta tener talento, imaginación y técnica. Y tener todo eso no es suficiente, después ha de venir Dios en persona y conceder (sólo a unos pocos, qué pena) la gracia de la genialidad. Goya, un poner. Rarito, listo, auténtico, conocedor de todas las técnicas. Y genial. A los aragoneses se nos llena la boca cuando hablamos de Goya. Parece como si por el hecho de mencionarlo, ya fuéramos los que más aman las Bellas Artes del mundo. Pero Goya no nació pintando... Aprendió a hacerlo con un profe de dibujo que se llamaba José Ramírez y luego con uno de pintura, un tal José Luzán, y más tarde con Francisco Bayeu, etc., etc. La tira de profesores tuvo Goya antes de ser genial. Todas estas reflexiones vienen a cuento de que, invocando a Goya y un "espacio" que le quieren dedicar, quiten la Escuela de Artes del edificio que la ha cobijado durante casi un siglo en la plaza de los Sitios. La cosa no tendría importancia si ya hubiera otro edificio igual de grande e igual de adecuado para la enseñanza y formación de artistas-desde escultores hasta diseñadores gráficos-en nuestra ciudad. Pero no lo hay, que se sepa. Mucho museo, mucho político, mucho arquitecto, pero a los artistas que los formen en Barcelona, en Valencia o en Cuenca (donde hay facultades de Bellas Artes). Aquí, con nombrar a Goya en vano, nos es suficiente.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"