03/01/2010

Belén Esteban, personaje del año

Hola. La burbuja inmobiliaria habrá estallado, sí, pero la burbuja friki cada vez es mayor. Lo demuestra el hecho de que el personaje más popular de este último año haya sido Belén Esteban. Si nos acercamos a un quiosco, su rostro nos asalta desde múltiples portadas. Y en televisión, todas las cadenas le reservan horas de programación, ya sea para que hable de sí misma y opine de los demás o, en algún caso, para convertirla en objeto de parodia. El tema es que, al final, la señora Esteban es omnipresente. No, no me creo al que dice que su nombre no le suena de nada. Pero si tuviéramos que explicar a un extranjero quién es esta señora, no podríamos decir mucho: tan solo que fue pareja de un torero, que es rubia, que se ha operado la nariz y que pierde la paciencia cuando su hija se niega a comerse el pollo. Un curriculum vitae justito, la verdad. Y sin embargo, millones de españoles la quieren.
        ¿Es el contexto informativo en el que aparece Belén tan distinto a lo que ella representa? ¿Es ella realmente un bicho raro en un país de gente sensata, culta y productiva? Lo cierto es que aquellos sectores de la sociedad que tendrían que ser ejemplarizantes entran con frecuencia en el gran espectáculo del disparate. Recuerdo a toda una ministra, Bibiana Aído, ser centro de atención tanto en noticiarios como en programas cómicos, a causa de su propuesta de llamar "miembros y miembras" a los diputados del Congreso. Recuerdo a sus "colegas y colegos" de partido apoyándola sin fisuras. Esta misma ministra fue objeto de comentarios en la tertulia donde reina Belén Esteban por su relación con un jinete aristócrata demasiado mediático. Es sólo un ejemplo, pero hay miles; desde profesores de Filosofía que irrumpen en la política como Santa Claus, regalando ordenadores, hasta presidentes de Diputación a los que les han tocado primeros premios de lotería en repetidas ocasiones. Belén Esteban aporta al "Festival hispano de anécdotas increíbles" una dosis alta de inocencia; algo que, como oí hace poco por la radio, la convierte en un peluche friki; algo parecido a los Gremlins o a E.T. Un peluche desorientado en un mundo desconcertante. Y la gente le ha cogido cariño. Nos vemos.
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"