08/02/2010

Ruido de barrio

Hola. Está el café de aquí abajo a rebosar. Es normal; en la calle se está a 2 grados y dentro, a 20. La mirada de la presentadora de la tele es gélida; no se la oye bien en medio de la bulla pero creo que ha dicho que el número de parados ya ha pasado de los cuatro millones. La presentadora de la tele ha elegido la más inexpresiva de sus miradas para decir que la bolsa de Madrid "se ha desplomado" y que "se aprecia una huida de los inversores extranjeros ante la crisis en España". Eli, la camarera, cuenta bastante alterada cómo se encontró el bar el lunes, cuando abrió por la mañana. "Nos habían entrado por el conducto del aire acondicionado y se llevaron todo el dinero de la caja y de la máquina de juego. Y la semana pasada les hicieron lo mismo a los del restaurante de al lado. Siempre en domingo, claro, como no podemos llevar el dinero al banco pues, mira, se lo llevan ellos". Eli sigue hablando mientras no para de poner cafés. "¿Con dos churros, como siempre?", le pregunta a Félix, el de la limpieza del Ayuntamiento. Félix se desahoga de la bronca que ha tenido con los chinos de una tienda: "Es que por las noches tienen a tropecientos chavales a la puerta y me dejan ese trozo de la calle que da asco, te digo, lleno de bolsas, de cáscaras de pipas, de paquetes de tabaco... Oye, que lo limpien ellos, ¿no?, que son los que se sacan la pasta. Ah, que me lo he pensao mejor; hoy ponme cuatro churros". El del taller mecánico, todavía a medias con su bocata de atún, interviene: "Pues si vieras lo que hacen los de una tienda de mi barrio. Oye, se han montado un servicio de entrega a domicilio, como en el súper. Los chavales les dicen dónde van a estar haciendo el botellón y luego va el dueño, digo yo que será el dueño, y se lo lleva en bolsas con la moto". Al fondo del bar, veo a mi vecina la Visi charlado con un grupo de amigas. Yo les llamo "el club del cruasán y la sacarina", porque todas piden así: "Cariño, mira, a mi me traes un cruasán a la plancha y el café con sacarina, cariño". También podría llamarles "el club de las cariños", pero casi que es más bonito el primer mote. Intento que la Visi no me vea. La presentadora de la tele dice que las bolsas de Portugal y Grecia también se han derrumbado. Eli sigue obsesionada con el robo: "Y luego no veas el tiempo que pierdes en la comisaría, poniendo la denuncia. Vaya semana que llevo". Me lo temía, se me acerca la Visi: "Oye, Juan, que me he dejado el monedero en casa y hoy me tocaba pagar a mi lo del grupo. Por favor, págamelo tú, que te lo devolveré... ¡cuando se pase la crisis!" Y se echa a reír, no te fastidia. Lo mejor será pagar e irse. Dicho y hecho. Nos vemos.
       
       *Si te ha interesado este artículo, puede que te interesen estos otros: Juegos callejeros y Diálogos nocturnos.
       
       **Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

Este artículo pertenece a la sección "Visi, Rubén y otra gente de mi bloque"