14/02/2010

Ruido de barrio (2)

El termómetro de la calle marca cero grados, o quizá menos, pero en el bar de aquí abajo la temperatura es agradable. Un pavo con el pelo en forma de cresta (lo que le hace parecer más alto) entra y le da a Eli, la camarera, una hoja: "Te dejo mi curriculum, si no te importa. Tengo experiencia en cocina". Eli le coge la hoja: "Vale, dámelo. ¿Quieres un café?, que te invito". Y el chico acepta.
        Jorge, el quiosquero, nos comenta: "Pues a Labordeta le van a nombrar doctor honoris causa y hay profesores que están muy en contra... Ah, todo es política en la vida y en la Universidad, todavía más". Mi vecina la Visi se queda pensativa: "Oye, Jorge, esa canción de Labordeta que se sabe todo el mundo; sí, esa de 'Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad' no la he entendido nunca muy bien, porque yo, al levantar la vista, veo el cielo, no la tierra". Eli suelta una carcajada: "Pero Visi, eso se llama licencia poética; los poetas pueden decir cualquier sinsentido, que se les perdona. Es como si dice que 'al bajar la vista, se ve el sistema solar'; pues no pasa nada". Parece absurdo pero, instintivamente, todos nos ponemos a mirar al suelo. No hay planetas ni estrellas fugaces sino el rastro menudo de muchos desayunos.
        En la tele que hay al fondo, una presentadora comenta que, a pesar de la crisis, España es de los países que más ayuda han aportado a Haití. La misma presentadora cambia su expresión, ahora más sonriente, y mira hacia otra cámara para anunciar un producto que "mejora sensiblemente el tránsito intestinal". Repite "sensiblemente" con énfasis mientras se da unos golpecitos en la tripilla. Entra una chica muy alta de piel morena, se acerca a la barra y le da a Eli una hoja: "¿Puedo dejarte mi curriculum? Tengo experiencia de barra y hablo inglés..." Eli se lo coge y le invita a un café. La morena y el pavo con cresta se miran con comprensión y un pelín de recelo. Como ellos, entrarán dos más en lo que queda de día. La Visi sigue erre que erre: "Yo, esa canción de Labordeta no la entiendo; que no, que cuando levanto la vista no veo una tierra; ni en sueños..." Venga, vámonos ya. Aunque haga tanto frío afuera. Nos vemos.
       
       *Si te ha interesado este artículo, puede que te interesen estos otros: Juegos callejeros y Diálogos nocturnos.
       **Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Visi, Rubén y otra gente de mi bloque"